USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1991)

PIXIES Trompe Le Monde

4AD-Sanni
PIXIES, Trompe Le Monde
 

¿Quién va a poner en duda la estabilidad de los Pixies? Llevan cinco años juntos, siguen siendo los mismos cuatro músicos (Black Francis, Joey Santiago, Kim Deal y David Lovering), parece que no hay disputas, rencillas ni celos entre ellos y las aventuras paralelas (Kim con Breeders y colaborando en el proyecto This Mortal Coil) no han resquebrajado para nada la unidad del combo. Además, continúan fieles al sello discográfico 4AD, a su equipo de diseño gráfico y al productor Gil Norton (que trabaja con ellos desde el maxi de 1988 “Gigantic”/“River Euphrates”, amén de haber mostrado sus habilidades con Triffids, Blue Aeroplanes, Throwing Muses y en el último álbum de Pere Ubu).

Están en su momento de esplendor; más seguros de sí mismos, imposible. Y con “Trompe Le Monde”, a la altura de sus primeras grabaciones y superando la fragilidad del anterior “Bossanova” (1990), combinan más estilos y avanzan por direcciones hasta la fecha impensables en los duendes bostonianos. El disco contiene quince canciones oscilantes, sincopadas, imparables, arrojadas con frenesí y sin descanso alguno. Terminan en seco, por sorpresa, y la pausa entre tema y tema es mínima para que no tengas tiempo de recuperarte de la sacudida. Su sonido característico flota en el ambiente, qué menos, pero las incursiones por otros derroteros le otorgan a esta obra una variedad y riqueza sin igual.

 
PIXIES, Trompe Le Monde

Kim Deal, Black Francis, David Lovering y Joey Santiago: el adiós de los Pixies... a pesar de los buenos augurios de Quim Casas.

 

La ya conocida “Planet Of Sound”, por ejemplo, retoma los bajos de la primera época de PiL. “Palace Of The Brine” es, sorpresa, sorpresa, un homenaje evidente a Marc Bolan. “The Sad Punk” mezcla el salvajismo de temas propios como “Vamos” con algo de Neil Young (al que ya rindieron espléndido tributo con “Winterlong”). “U-Mass” ofrece clasicismo rockero. “The Navajo Know”, el corte que cierra el disco, es tan juguetón como inclasificable, con voces en eco y guitarras semi-western. Y Jesus And Mary Chain aparecen por partida doble: Francis y cía. les hacen un guiño a los hermanos Reid en “Bird Dream Of The Olympus Mons” y no dudan en versionar, con el mismo espíritu un poco más ensuciado, “Head On” de su elepé “Automatic” de 1989 (Francis en ‘Les Inrockuptibles’: “A fuerza de escuchar el single todos los días en la radio, nos terminó gustando y decidimos hacer una versión. Es un poco como la actitud de las surfs bands de los sesenta, que tocaban temas de unos y de otros. Con esto quiero decir que ahora es relativamente inhabitual versionar una canción de un grupo que es contemporáneo tuyo”). Dinosaur Jr. también lo hicieron rabiosamente con el “Just Like Heaven” de los Cure.

Canciones como “Trompe Le Monde”, “Subbacultcha” y “Motorway To Roswell” cumplen a la perfección con los esquemas puros de la banda, histéricos y balanceantes a partes iguales. Y, ligando con el título francés, hasta nos hablan de Gustave Alexander Eiffel, constructor de la torre de hierro parisina, en “Alec Eiffel”, una melodía refulgentemente pop adornada con los teclados de Eric Feldman (ex Captain Beefheart, actualmente en Pere Ubu), muy activo en el disco, y con los juegos de guitarra típicos de Santiago como colofón. Y próximamente, la versión de “I Can’t Forget” de Leonard Cohen. Imparables.

“Planet Of Sound”.

Arriba