USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1990)

PRINCE Graffiti Bridge

Paisley Park-Warner Bros.-WEA
PRINCE, Graffiti Bridge
 

Lo ha vuelto a hacer. El Chico de Minneapolis ha grabado otro elepé impecable, en el que no sobra casi nada (excepto ese empalagoso “Graffiti Bridge” con aires de cancioncilla navideña). En su nueva obra Prince ha roto algunos moldes, por ejemplo al utilizar material antiguo, aunque inédito de forma oficial. Tres de la canciones del pirata “Chocolate Box” han sido regrabadas y mejoradas para formar parte del doble álbum: el vibrante rock “Can't Stop This Feeling I Got” (antes “I Can’t Stop”), la desgarrada “Joy In Repetition” y la excelente “We Can Funk”, un tema compuesto e interpretado al alimón por Prince y George Clinton que en la “caja de chocolate” aparecía como “We Can Fall”.

“Graffiti Bridge” es un disco muy elaborado, con un especial cuidado en el tratamiento de las voces y los juegos corales, casi más importantes que la propia instrumentación. Prince ha demostrado nuevamente su condición de mago y maestro de los ritmos: el rock (“Can't Stop This Feeling I Got”), el pop (“Elephants & Flowers”, “Thieves In The Temple”), las baladas con toques bluesy (“Joy In Repetition” y la genial “The Question Of U”, con sus reminiscencias guitarreras a lo Santana), el góspel (“Still Would Stand All Time”, toda una plegaria religiosa) y, claro está, el funk en sus variaciones más arriesgadas: de la cadencia de ese himno llamado “New Power Generation” a “Tick, Tick, Bang”, con su base más hip hop, y esa joya de “We Can Funk”.           

Y si las canciones interpretadas por Prince son todo lo deseables que podía esperarse, lo mismo puede decirse de las otras piezas del doble elepé, a cargo de los colegas del príncipe: las bromas bailables a ritmo de rap de The Time (las magníficas “Release It”, “Love Machine”, “The Latest Fashion” y “Shake!”, con su juguetón órgano de soul mutante); el suave house del joven descubrimiento de Quincy Jones, Tevin Campbell (“Round And Round”); el soul de Mavis Staples (“Melody Cool”), y la algarabía coral que cierra el disco con los potentes rappers de la escudería Paisley Park, Robin Power y T. C. Ellis.

Con su condición de obra casi perfecta, “Graffiti Bridge” es también un retorno a la vieja fórmula “produced, arranged, composed and performed by Prince”, con las excepciones citadas, y con ilustres y esporádicos invitados como Rosie Gaines, Candy Dulfer, Eric Leeds, Atlanta Bliss, Levi Seacer Jr., Boni Boyer, Sheila E y parte de las huestes clintonianas.

“Thieves In The Temple”.

Arriba