×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

PROTOMARTYR Relatives In Descent

Domino-Music As Usual
PROTOMARTYR, Relatives In Descent
 

Todo en Protomartyr es un bienaventurado accidente. ¿De qué otra forma, si no, podría haberse encontrado Joe Casey, asumida la cuarentena, con el resto de la joven banda que conforma el cuarteto? De la nada a convertirse en crooner porque lo de vocalista –aunque no lo hubiese sido nunca– se le queda corto. Y aquí continúan, casi a álbum por año, ninguno malo; firmando su cuarta referencia, que se mantiene en al alza del post-punk hábilmente melódico y líricamente inteligente. Colisiona la afición por la literatura de Casey con su afán por coleccionar los recopilatorios de Hyped To Death, y es en la herida resultante donde encuentra el numen.

Su música atrapa por el elemento morboso; saben que con músculo firme te están conduciendo al desastre: hay en cada canción una melancolía insistente, enfermiza. Comparten espacio, en un mismo tema (“A Private Understanding”), Heráclito el Oscuro con el Elvis Presley catatónico en el suelo del baño. Su “everything is fine” en “Windsor Hum” suena a amenaza. Y allí está “My Children”, acercándose a contrapié, o “Don’t Go To Anacita”, engañosamente optimista. Han enterrado todos los ápices exultantes que había en su anterior “The Agent Intellect” (2015), y este es un álbum sin rastros de pop, macabramente crudo.

“Windsor Hum”.

Arriba