USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

PUMUKY Plus Ultra

Jabalina
PUMUKY, Plus Ultra
 

¿Es este tercer álbum de Pumuky, como dice la hoja promocional, más pop que los anteriores? Habría que afinar mucho para llegar a esa conclusión. Sí que resulta algo menos oscuro que “El bosque en llamas” (2009), aunque los espejos en los que se refleja el mundo interior de Jaír Rodríguez, líder del quinteto junto a su hermano Noé, apenas varíen. De hecho, el precioso tema de apertura, prestamista en el título del disco, no consigue sustraerse al recuerdo de Sr. Chinarro. Tanto da: no deja por eso de ser un temazo.

La melodía tan lo-fi como tersa de la suplicante “Phoebe” (“Dame algo más de morfina / o quédate aquí”) precede al primer single, con vídeo asociado: “Quinta da Regaleira”. En él se enturbia y engrandece el sonido mientras la atención mengua por ciertas dificultades para percibir la letra. Otro puntazo: volver a grabar “Gara”, cuya primera existencia se dio en un siete pulgadas del proyecto Jabalina Love Songs. La casi bailable, según los parámetros estáticos de Pumuky, “Causa vs efecto” no desentona. Brillantes son la progresión de “La partida del siglo” y los remolinos de “Ángulo áureo”. Con matices: en la primera, Jaír resulta creíble incluso al soltar cosas como “es el día de apostarnos esta vida”; la segunda, en cambio, deja musicalmente regusto a reciclaje. Y no sé si aportan de verdad ruptura los instrumentales (dos aquí) en atmósferas tan compactas como las de las obras de Pumuky; sí que ofrecen, al menos, respiro para los saturados por el romanticismo comatoso del vocalista. En definitiva, olviden los referentes (siguen declarándose, por ejemplo, admiradores de Migala). Y disfruten, que hay motivos.

“Quinta da Regaleira”.

Arriba