×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2017)

PUSKARRA Puskarra 1980-1981

Subterfuge
PUSKARRA, Puskarra 1980-1981
 

Los orígenes del primer Donosti Sound, el de principios de los ochenta, se remontan a Puskarrra. Y esta reedición en doble vinilo, con la recuperación de su maxi iniciático de 1981, más dos maquetas de la época y un directo previo, es una oportunidad única para conocer aquellos tiempos de modernidad importada en San Sebastián. Ricardo Aldarondo, notario de los hechos, lo certificó con esta crítica.

El Donosti Sound fue una marca que Santi Ugarte puso al lanzamiento de dos maxisingles con tres grupos donostiarras en su pionero sello independiente Shanti Records, en 1981: uno compartido por Mogollón y UHF, otro con cuatro canciones de Puskarra (presidido por el himno pop “San Sebastián”), testimonios del underground donostiarra en el que convivían también Derribos Arias y muchos otros. En Puskarra militaba Cheli Lanzagorta, entonces guitarrista, que venía del germen de la Orquesta Mondragón y formó parte de los otros llamados Donosti Sound, en Amor A Traición, La Buena Vida y, ahora, Amateur.

Este doble vinilo con dos CDs documenta la historia completa e inédita de Puskarra (y es más representativo que su sobreproducido LP de 1983, “Mundo moderno”, previo a la separación), con la reedición facsímil de aquel maxi (1981), pero también con una maqueta de 1980, otra de 1981 y un directo de 1979 que contienen las canciones perdidas de un grupo que ya era célebre en la ciudad, y avanzadilla de la modernidad, antes de la llegada de la movida madrileña.

En 1979 Puskarra ya absorbía a Ramones, Devo, Specials y Costello, combustible importado personalmente de Londres para singulares piezas punk-pop-ska-new wave que hoy sorprenden por su audacia, frescor y solidez: desde la disparatada “Terrorista”, parodia del etarra en semejante momento, hasta “Soy un subnormal”, “Loco loco”, la futurista “1980”, la dislocada “Rabia” (donde ya se rima “rastafari” con “txistulari”) o “A mi baby violaré”, fantástico riff cuya frívola letra hay que entender en su momento. Orígenes muy reveladores y necesarios de la tradición pop de Donostia y sus sonidos.

“San Sebastián”.

Arriba