USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1984)

R.E.M. Reckoning

IRS-Epic
R.E.M., Reckoning
 

El año pasado levantaron polvareda con “Murmur” (1983) por su estilo sencillo, inmediato, casi íntimo. Mientras fuera se hablaba de ellos como los artífices de un retorno a las formas clásicas del rock rural americano (hubo quien se atrevió a compararlos a los Byrds), aquí CBS pasaba olímpicamente del disco. Hábiles como de costumbre, se han dado cuenta de que R.E.M. existen con el habitual retraso y habrán decidido editar “Reckoning” (1984) –supongo– tras largas sesiones de debates acerca de su rentabilidad, por supuesto, sin ofrecer ningún dato acerca de los miembros o de las canciones –en el dibujo de la portada, estas salen medio escondidas–, no vaya a ser que por las tres pesetas que vale una hoja de créditos se tambalee la empresa.

Pero es igual; la prueba de que “Reckoning” está por encima de todas esas minucias la tengo en las canciones. Me las conozco por su situación, no por sus títulos –salvo la evidente “Time After Time (Annelise)”–: son para mí la primera de la cara A o la tercera de la cara B, y la tonada es lo que cuenta. “Reckoning” está repleto de ellas, algunas lánguidas, otras evocadoras, maravillosas todas. Con el paso del tiempo estoy comenzado a acercarme al plato para saber cómo se llama esta o la otra, pero solo por una curiosidad animal, al poco rato ya no me acuerdo. De la canción, en cambio, sí. Y de las del disco anterior, también. Por eso, el mejor elogio que se puede hacer de ambos es decir que se parecen. Porque son igual de buenos.

“(Don’t Go Back To) Rockville”.

Arriba