×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1996)

RACHEL'S The Sea And The Bells

Quarterstick-BOA
RACHEL'S, The Sea And The Bells
 

Decían los teóricos de la cultura de masas de los ochenta que jamás la música popular y la culta habían estado tan distanciadas en cuanto a objetivos y contenidos. Ante una hipótesis para la que sigue aumentando el listado de excepciones, Rachel's brillan como la rara avis que abandonó el regazo rock (la experiencia de Jason Noble en Rodan, donde también aparecía Christian Frederickson) para adentrarse en la música de cámara. En su tercer álbum, el trío de Louisville recobra el carácter orquestal de “Handwriting” (1995) tras el excepcional reto de sustituir a Debussy, Schönberg y Ravel en “Music For Egon Schiele” (1996). “The Sea And The Bells” (1996) es, en realidad, el primer álbum de Rachel's concebido como tal: si su anterior disco nació como apoyo a la obra del expresionista austríaco, “Handwriting” era una suma de tentativas grabadas en un período de cuatro años.

Aquí, “Rhine & Courtesan” introduce una cadencia más digerible que el más digerible Philip Glass, pero Rachel’s prefiere construir una banda sonora donde la quincena larga de instrumentistas se confabulan para narrar y describir, para hacer de escenarios, ambientes, recorridos y sentimientos flotantes el argumento de otra licencia artística sin más excusa que la exploración de unos lenguajes inicialmente ajenos pero que en piezas como “Lloyd’s Register” empiezan a hacer suyos.

“Lloyd's Register”.

Arriba