USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

RADIOHEAD A Moon Shaped Pool

XL-Popstock!
RADIOHEAD, A Moon Shaped Pool
 

“A Moon Shaped Pool” es el primer disco de Radiohead en mucho tiempo que no parece tanto un paso adelante, en alguna clase de dirección experimental, como un paso a un lado en pos de la reflexión y la depuración de hitos pasados. Seguir el camino marcado por “The King Of Limbs” (2011) habría disuelto prácticamente su relación con la melodía, a favor de ritmos y texturas, pero aquí entregan un álbum de espíritu casi pop, emocionalmente bastante directo, con mucha balada sobrecogedora. Ayuda a la melancolía la contribución casi constante de las cuerdas y el coro femenino de la London Contemporary Orchestra, la misma que apoyó a Jonny Greenwood en la banda sonora de “The Master” (Paul Thomas Anderson, 2012).

El interés por hacer un cierto cómputo creativo parece claro si tenemos en cuenta que “Burn The Witch” y “True Love Waits”, apertura y cierre, datan en sus primeras formas de 2000 y 1995, respectivamente. La inclusión de la segunda, cuyo último verso dice “no te vayas”, refuerza la idea de “A Moon Shaped Pool” como un trabajo marcado por la ruptura de Thom Yorke con la que fue su compañera durante veintitrés años, algo que podría explicar la escasa presencia de ritmos matemáticos –para bailar raro solo sirven “Ful Stop” e “Identikit”– y la búsqueda de tempos lentos y sublime fragilidad.

Lo que no quiere decir que Radiohead hayan naturalizado su sonido en este cierto regreso a épocas pretéritas. Más bien sucede todo lo contrario: desde una exquisita sutileza, juegan en todo momento, incluso los más cercanos al folk (“Desert Island Disk”), con las posibilidades del estudio, quizá con una atención al detalle no escuchada en ellos desde “Amnesiac” (2001). Cada tema, de las baladas pianísticas “Daydreaming” (esta con vídeo histórico de Paul Thomas Anderson) y “Glass Eyes” a una “Present Tense” con el estilo y nivel del material de “OK Computer” (1997), pasando por la cinematográfica “The Numbers”, cuenta con pequeños grandes toques solo perceptibles con auriculares y, a ser posible, con eso que estamos olvidando que es la profunda concentración. Gran gran disco.

“Present Tense”.

Arriba