×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2015)

RANCID ... And Out Come The Wolves

Epitaph-Sony
RANCID, ... And Out Come The Wolves
 

A rebufo de la eclosión del grunge, el hardcore melódico californiano vivió su particular momento de efervescencia a mediados de los noventa. Unos años en que bandas como Bad Religion y NOFX abandonaron el gueto punk y Green Day y The Offspring se convirtieron en todo un fenómeno de masas.

Entre ellos, y muchos otros, unos Rancid que habían irrumpido en 1993 con un sulfuroso álbum de debut homónimo y que con el posterior “Let’s Go” (1994) se habían convertido en el objeto de deseo de diversas multinacionales. Los de San Francisco decidieron permanecer ligados a Epitaph, sello emblema del género con el que editarían su tercer largo, “... And Out Come The Wolves”. Un álbum del que ahora se celebra el 20º aniversario de su publicación con una edición especial (un tanto pobre) remasterizada y en la que se incluyen dos temas extra.

Obra capital en la trayectoria del cuarteto liderado por Tim Armstrong, “... And Out Come The Wolves” no solo constituye el cenit creativo de Rancid, sino que dos décadas más tarde sigue resonando como uno de los mejores discos en la historia del punk. De hecho, todo él es un homenaje al género, empezando por la portada, su particular recreación de la del epónimo EP de debut de Minor Threat.

La influencia más clara y evidente en estos diecinueve pildorazos urgentes es el punk del 77 con los Clash del “London Calling” a la cabeza. Brillante reformulación del legado de Joe Strummer y compañía, rematada con demoledoras incursiones en los parajes del hardcore melódico (“Maxwell Murder”), el oi! (“The Way I Feel”) y el ska de la escuela 2 Tone (“Time Bomb”). Los lobos han seguido correteando, pero nunca más han vuelto a aullar con la misma intensidad. 

“Maxwell Murder”.

Arriba