USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1983)

RANDY NEWMAN Trouble In Paradise

Warner Bros.-WEA
RANDY NEWMAN, Trouble In Paradise
 

Este tipo no es un cantante, es un filósofo, un loco, un cómico, quizá un genio… La verdad es que casi todos lo respetan y le tienen en cuenta. Ha escrito canciones que ha cantado casi todo el mundo. Su ironía no es un juego, es algo hiriente que ofende a los que se toman las cosas demasiado en serio. Sus canciones son genuinamente americanas y hablan de América de forma irrespetuosa, porque él es capaz de reírse de sí mismo, incluso con mala leche.

“Trouble in Paradise” (1983) no es su mejor álbum, pero sí uno de los mejores ejercicios irónicos que jamás haya elaborado una mente como la suya. Desde Los Ángeles hasta Miami, del blues a Bruce Springsteen, no queda títere con cabeza. “Conflicto en el Paraíso” no es más que una crónica satírica de la América de hoy, una visión inteligente y desengañada del sueño americano. La música es como un repaso a todas las tendencias que practican los músicos de su generación (cercana a los cuarenta) a lo largo y ancho de los Estados Unidos; ramalazos cinematográficos, gotas de blues, country, rock & roll, tex-mex y emotivos monólogos pianísticos, todo fundido en un cóctel que entra a la tercera o cuarta audición, pero que acaba convenciendo sobradamente.

Paul Simon, Bob Seger, Rickie Lee Jones, Don Henley y unos cuantos más lo ayudan en una canción u otra, seguramente porque trabajar con Randy Newman debe ser más que divertido, casi tanto como decir: “Ahí está un buen amigo nuestro / El nombre de ese joven es Bruce Springsteen, sí señor… / Hemos hablado de algunas cosas y de esa guitarra que nos gusta / Y ¿sabe que me ha dicho? Le diré que me ha dicho / ¿No te gustaría ser The Boss (El Jefe) por un tiempo?”. ¡Qué cosas!

“Christmas In Capetown”.

Publicado en Rock Espezial 19 (Marzo 1983)
Arriba