×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2003)

REFREE Nones

Acuarela
REFREE, Nones
 

El crecimiento artístico de Raül Fernandez llegó con este segundo álbum como Refree. Fue cuando atisbamos que lo suyo, ciertamente, iba a ser importante. Gerardo Sanz lo vaticinó en esta crítica de “Nones”, mejor disco nacional del año 2003 en las listas del Rockdelux 214. Palabras mayores.

Lo que distingue a un verdadero autor no solo es su capacidad para crear en un mundo propio, sino perder el miedo a vivir dentro de él. Disimulando el suyo embarcado en proyectos de tan diversa índole como Corn Flakes, Sitcom, Romo, Shudo o, especialmente, Élena, el incansable Raül Fernandez ganó tiempo en un proceso que algunos, quizá él mismo, llamarán aprendizaje y que no consiguió más que demorar una decisión que ya tenía tomada. Demasiado consciente de su sustrato, una escena indie con sus referentes bien asentados, “Quitamiedos” (2002), debut en solitario, resultó un ejercicio de estilo algo disperso: buenas ideas poco dispuestas a romper abruptamente con lo que se esperaba de ellas. Se acabó. En su nueva aventura como Refree, el músico barcelonés se ha atrevido a cruzar su Jordán en un disco que, de no entender las canciones como actos de sublime elaboración poética, hubiera podido inventar un nuevo género: el post-pop mediterráneo.

Con la seguridad que da disponer de una banda fija enriquecida en el estudio por la mano maestra de Olivier Mellano y la tesitura exquisitamente frágil de Irene Tremblay (Aroah), “Nones” se enmarca, ya desde el título (hacerlas significa dormir en su lengua materna; y en castellano, además de expresar negación, es sinónimo de impar y, por tanto, sin igual), en la tradición europea no anglosajona y, particularmente, en la catalana. Joan Manuel Serrat, Pascal Comelade –ese pianito de juguete de “Les soldats perdus”– y, sobre todo, Sisa, galáctico reflejo literario de la preciosa “Inventario” y también melódico de “Raisa”, se citan en una orilla desde donde se divisa la Francia de Dominique A (“Último recodo”) y, a lo lejos, la Italia de Vinicio Capossela (“Padres y nones”). Construido en torno al piano y la guitarra y coronado por unos arreglos de cuerda y viento extraordinariamente refinados, avanza sin prisa ni pausa con el indómito aliento del jazz y la naturalista frescura del folk.

Un paso tan absolutamente decisivo en lo musical no lo sería de no venir acompañado de un progreso similar en los textos. Y ahí, escribiendo la canción de amor que Astrud le dedicarían a Family (“Como en los días corrientes”), homenajeando a la Belén Gopegui de “La escala de los mapas” (“El hueco”) y utilizando siempre “Palabras mayores” para expresar sentimientos nunca menores, el segundo de Refree eleva su candidatura a disco nacional del año. Ni más ni menos.

“Inventario”.

Arriba