×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1998)

REFUSED The Shape Of Punk To Come

Burning Heart
REFUSED, The Shape Of Punk To Come
 

Con su tercer y último álbum (de la primera etapa), y con un título tan petulante como acertado y descriptivo, Refused dieron forma al punk del futuro. Fue escogido entre los 300 mejores discos (en el puesto 230) del período 1984-2014 en el especial del 30 aniversario de Rockdelux. Oriol Rodríguez comentó “The Shape Of Punk To Come” (1998).

Refused se habían presentado en sociedad con “This Just Might Be... The Truth” (1994). Correcto sin más, fue con su segundo álbum “Songs To Fan The Flames Of Discontent” (1996) cuando empezaron a dar señales de sentirse enclaustrados dentro de una escena hardcore que se evidenciaba encerrada en un compartimento estanco y anquilosado. Eran los primeros síntomas de una revolución que acabaría sacudiendo los cimientos del sistema establecido con la aparición de “The Shape Of Punk To Come”, subtitulado “A Chimerical Bombination In 12 Bursts”.

No fue gratuito que Refused parafrasearan el “The Shape Of Jazz To Come” de Ornette Coleman para dar nombre a su tercer largo. Llevados por la libertad artística con la que el saxofonista norteamericano había trazado los surcos de su obra, los suecos entraron en el estudio decididos a dar rienda suelta a todos sus impulsos creativos. La cuestión no era renunciar a la agresividad de su propuesta, sino erigir una estructura sonora donde su lacerante post-hardcore chillón se mezclase con el jazz, la electrónica, el pop, el metal... Argamasa sónica de la que salieron “New Noise”, “Liberation Frequency”, “The Deadly Rhythm” o “Refused Are Fuckin Dead”, títulos del retumbe esquizofrénico con los que asentar las bases del nuevo ruido blanco.

“New Noise”.

Arriba