USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2019)

REYKJAVYK606 Endless Summer In Peckham

Forbidden Colours
REYKJAVYK606, Endless Summer In Peckham
 

“Endless Summer In Peckham” se difunde como una “carta de amor” al llamado Nu UK Jazz, esa escena británica que ha emergido con fuerza en los dos últimos años. Pero el dúo donostiarra Reykjavyk606 no cambia de rumbo ni se rinde a corrientes triunfantes. Solo establece fructíferos contactos, nuevas perspectivas internacionales, estilísticas y afectivas. Es decir, el nuevo trabajo de Kino Internacional y Borja Piñeiro no se apunta al jazz de línea clara de Nérija, por ejemplo, sino que mantiene la querencia por los ritmos hipnóticos y las estructuras repetitivas, el pulso electrónico del downtempo, las texturas ambientales vivas y cambiantes.

Eso sí, hay colaboraciones de importancia para ampliar horizontes. En el tema que da título al álbum, que lo abre y lo cierra en dos versiones bien distintas, colabora Ishmael Ensemble al saxo para reforzar el aliento jazzístico que ya aporta desde los primeros segundos ese piano eléctrico con sonido setentero de Fender Rhodes. Ninguno de los dos instrumentos busca el protagonismo solista o exhibicionista, más bien paisajismos de evocación nórdica sobre una base rítmica imparable, con la aportación del batería Carlos Sagi, que brilla en el entrecortado y cautivador ritmo de “1980” y el bajo profundo de Xabier Barrenetxea. La segunda toma es una recreación emprendida por otro de los nombres básicos de esta escena británica, Tenderlonius. Pero hay más sorpresas: “The Absence” es un reposo dramático conducido por el violín de Arantza Molina y el gran piano más cercano a Max Richter o Arvo Pärt que al ánimo de clubbing que tiene el resto de un disco de horizontes bien abiertos pero coherentes.

“1980”.

Publicado en la web de Rockdelux el 23/1/2020
Arriba