USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

ROBBIE FULKS Happy. Robbie Fulks Plays The Music Of Michael Jackson

Boondoggle
ROBBIE FULKS, Happy. Robbie Fulks Plays The Music Of Michael Jackson
 

Quienes seguimos de cerca a Robbie Fulks sabíamos que este proyecto rondaba por su cabeza hacía tiempo. En directo solía interpretar temas de Michael Jackson (1958-2009) antes de su muerte, y el disco estuvo paralizado desde casi hace una década. Su edición en 2004 se canceló cuando salieron a la luz otras acusaciones de abuso infantil de Jacko, y en “50-Vc. Doberman”, el álbum de cincuenta canciones descargable previo pago en su web, ya se incluía una versión. Pero por fin aparece “Happy. Robbie Fulks Plays The Music Of Michael Jackson”.

Tratándose de un personaje como Fulks, uno podía imaginar una colección paródica a lo “Weird Al” Yankovic, pero es todo lo contrario: respaldándose con invitados de la escena country (John Cowan, Joy Lynn White, Nora O’Connor, Sam Bush), el cantautor de Chicago utiliza la versatilidad de su voz para adaptarse a las canciones de Jackson. Sus interpretaciones de “Black Or White”, “Billie Jean”, “Man In The Mirror”, “The Girl Is Mine” y “Ben” sorprenden por su fidelidad, eso sí, tamizada con detalles country. Aunque Fulks no solo tira del repertorio de Jacko, sino que recuerda a The Jackson 5 en “Mama’s Pearl” y en un “Goin’ Back To Indiana” country-blues, con yodel final.

Teniendo en cuenta que Steve Albini está a los controles, tarde o temprano Robbie pierde los papeles: sobre todo, en ese “Privacy”, con Todd Trainer y Bob Weston de Shellac y la cantante Azita, donde conviven megáfonos, guitarras distorsionadas, saxos enloquecidos, baterías dobles y voces histéricas. Y de manera más creativa, en un valiente “Don’t Stop ‘Til You Get Enough” que salta de los ritmos africanos al bluegrass. Que Fulks es una rara avis de la americana ya lo sabíamos. Pero ahora ya no queda ninguna duda.

“Billie Jean”.

Arriba