×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1982)

ROBERT WYATT Nothing Can Stop Us Now

Rough Trade-Nuevos Medios
ROBERT WYATT, Nothing Can Stop Us Now
 

Un desgraciado accidente cambió la vida de Robert Wyatt. Al no poder usar sus pies, tuvo que dejar la batería, pero no desfalleció, aportando, aún hoy, diez años más tarde, pequeñas y esporádicas perlas al mercado. Sería injusto, cruel y aberrante por mi parte decir que el quedarse confinado en una silla de ruedas pueda en cierto sentido resultar positivo. Sin embargo, si Robert Wyatt siguiese detrás de su kit golpeando para Soft Machine o Matching Mole, probablemente sus discos no rebosarían esta carga de humanidad tan perceptible en “Nothing Can Stop Us Now” (1982), recopilatorio de singles publicados en Rough Trade en 1980 y 1981. Se ha demostrado que disminuidos físicos con problemas de adaptación son más sensibles y saben expresarse mejor que los demás en cualquier faceta cultural, aunque todo su esfuerzo para ganarse un puesto social acabe tarde o temprano tropezándose dolorosamente con el espejo de los “normales”. Triste conclusión.

Así, Robert Wyatt opta por la vía de la lucha desde su casa para mejorar, si no su propia situación, sí por lo menos la de la gran masa de los llamados grupos oprimidos (por los Derechos Humanos, vamos), arrimándose no sin cierta lógica a la izquierda tras asistir a la decadencia e inoperancia del bloque occidental como ciudadano de dicho sistema. Consecuentemente, el disco está compuesto por canciones de textos –muy bien traducidos, por cierto– antiamericanos, antinazis, canciones protesta sudamericanas (tema de Violeta Parra incluido: “Arauco”) y algún himno socializante.

Lo más destacable de la obra es la ternura, calor y cierta tristeza (reflejo de desencanto) con que trata versiones, mucho más centrado en lo que debe ser un disco así que –por ejemplo– Joan Baez. Aquí, además de una toma de postura, hay un recreación musical con el tono ambiental que el texto requiere, ya sea amargo (“Strange Fruit”), irónico (“Grass”) o melancólico (“At Last I Am Free”).

Es inevitable finalizar agradeciendo a Nuevos Medios el que al fin hayan decidido editarlo (y con el folleto interior adaptado al consumidor español), aun sabiendo que pueden no llegar a las quinientas copias vendidas.

“Arauco”.

Publicado en Rock Espezial 19 (Marzo 1983)
Arriba