×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

ROBYN Body Talk

Konichiwa-Universal
ROBYN, Body Talk
 

En el mundo del superpop, como en tantos otros, la fama está mal repartida. Y así, donde debería estar Róisin Murphy aparece Ke$ha, Rihanna se lleva los méritos de Amerie y una ubicua Lady Gaga se lleva el público que debería tener Robyn, seguramente la artista de dance-pop (casi) mainstream de mayor capacidad inventiva surgida en la última década. Y decimos capacidad inventiva como decimos capacidad para disparar sinapsis, activar feromonas, hacer disfrutar, en fin.

Porque si “Body Talk” no es número uno en todo el universo no será, en fin, porque sus canciones sean algo difíciles. Será más porque la industria del ocio funciona exactamente igual que las esferas de poder exploradas en la serie televisiva “Rubicon”. Temas melancólicos pero Hi-NRG como “Dancing On My Own”, “Hang With Me”, “Indestructible” y, sobre todo, “Call Your Girlfriend” son irresistibles; están hechos de la materia de los sueños y de los himnos. Y cada asalto de Robyn a un sonido distinto –el drum’n’bass en “U Should Know Better” o el dub en “Dancehall Queen”, por ejemplo– se salda siempre en éxito, elegante éxito.

Aquí no hay sitio para intento fallido ni relleno de ninguna clase: resumiendo los dos miniálbumes –“Body Talk Pt. 1” (junio 2010) y “Body Talk Pt. 2” (septiembre 2010)– y añadiendo cinco temas nuevos –disponibles aparte como “Body Talk Pt. 3” (noviembre 2010)–, Robyn ha entregado un disco superpop que funciona (o mejor, maravilla) de principio a fin. ¿Cuántos de ellos conocen? Verán que pueden contarse con los dedos de una mano, si es que acaso hace falta llegar a tanto. Epic win, Robyn.

“Call Your Girlfriend”.

Arriba