USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

RODRIGUEZ Searching For Sugar Man

Light In The Attic-Legacy-Sony
RODRIGUEZ, Searching For Sugar Man
 

Agradabilísimo redescubrimiento, el de Sixto Rodriguez. Certifica que, fuera del alcance de la regurgitación nostálgica y de los crate diggers, quedan artistas relevantes por reivindicar. Gracias al documental “Searching For Sugar Man” (Malik Bendjelloul, 2012), la peripecia musical de Sixto Rodriguez llega de nuevo a nuestras orejas, banda sonora mediante. Chicano de Detroit, Rodriguez publicó, a principios de los setenta, dos espléndidos discos de folk-rock, “Cold Fact” (1970) y “Coming From Reality” (1971), que pasaron absolutamente desapercibidos; azares de la vida, una copia pirata de su primer elepé llegó a Sudáfrica, y su retórica libertaria y psicodélica caló entre los opositores del apartheid. Dado por muerto, a finales de los noventa un repentino éxito en África y Australia lo sacó de la tumba prematura y lo devolvió a los escenarios.

Y la verdad es que este compendio de los dos discos –que fueron reeditados por Light At The Attic en 2008 y 2009– tiene su miga: Rodriguez se nos aparece como un híbrido entre Arthur Lee y el Dylan que todavía no se había decidido entre el folk y el rock. Y va desgajando canciones que parecen descartes de discos clásicos: “Sugar Man”, triposo himno lleno de los ecos mexicanos de “Alone Again Or”, o “Like Janis”, épica dylaniana revisitada por los Byrds primerizos. Nunca es tarde si la dicha es buena: este pedazo de folk-rock merece un buen espacio entre la discografía selecta de Tim Hardin y Fred Neil, por ejemplo.

“Like Janis”.

Arriba