×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

ROGER WATERS Is This The Life We Really Want?

Columbia-Sony
ROGER WATERS, Is This The Life We Really Want?
 

En un mundo polarizado donde la mitad cree que los Pink Floyd fueron unos brasas pretenciosos y la otra mitad los incluiría sin demasiados problemas en el panteón de la genialidad, no va a ser este el disco que haga cambiar de opinión ni a unos ni a otros. Ni siquiera el hecho de que sea el primer álbum de Roger Waters desde “Amused To Death” (1992) –al margen de la ópera “Ça Ira” (2005)– juega a su favor, ya que “Is This The Life We Really Want?” suena exactamente a lo que se supone que debería sonar un disco del británico. A saber: melodías flotantes, atmósferas abigarradas, efectos sonoros campando a sus anchas y el capitalismo como origen de todos los males. Unas señas de identidad que el de Cambridge ha incorporado a su ADN desde los días de “The Wall” (1979) y que han encontrado en la mano amiga de Nigel Godrich, productor fetiche de Radiohead, un aliado a medida.

Nada nuevo, pues, para un artista que destila viejas obsesiones mientras aplica un leve lifting a unos ropajes sonoros que, por primera vez en mucho tiempo, dejan que canción y melodía lleven la voz cantante. Así, sin (demasiados) ahogos instrumentales ni excesos épicos, Waters se atreve con miniaturas como esa “The Last Refugee” construida sobre el mismo armazón que el “Five Years” de David Bowie, se asoma sin pudor a los días de gloria de su antigua banda para dar forma a “Picture That” y “Smell The Roses”, y juega a surcar de nuevo el espacio con “Bird In A Gale”. Canciones para apuntalar una leyenda que, sin embargo, sigue sin moverse ni un milímetro de ese fortín conceptual que se construyó hace ya unas cuantas décadas.

“Smell The Roses”.

Arriba