×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

RÓISÍN MURPHY Take Her Up To Monto

Play It Again Sam-[PIAS] Iberia & Latin America
RÓISÍN MURPHY, Take Her Up To Monto
 

Tras unos años de retiro maternal y silencio creativo, Róisín Murphy reapareció en escena con “Mi senti” (2014), EP kamikaze en el que versionaba clásicos de la canción melódica italiana, y con la dance music envasada al vacío de “Hairless Toys” (2015). Este trabajo conoce ahora una secuela directa (pero no gemela) con “Take Her Up To Monto”, cuya materia prima proviene de las mismas sesiones.

La ex-Moloko encara la madurez despreocupándose por los hits e interesada en estudiar los alrededores de lo bailable; más cerca de los carnosos ritmos que cocinó junto a Matthew Herbert en “Ruby Blue” (2005) que de la maniobra multinacional de “Overpowered” (2007). Sabe que su voz es un imán serpenteante, y eso le da confianza para cometer cualquier audacia. No se coloca a la vanguardia tecnológica del sonido, pero sus mejores composiciones prueban estructuras imprevisibles y resultan profundamente sensuales. No porque presenten un contenido de dos rombos (aunque el título del disco haga referencia al “barrio rojo” de Dublín), sino porque la autora deja velado el punto de enganche que las incrustaría en las listas de éxitos, creando un fuera de campo insinuante.

Así ocurre en “Mastermind”, apertura que indica un crescendo que se deshace al llegar al (falso) estribillo. O en “Thoughts Wasted”, de la que creemos escuchar solo sus sonidos periféricos, pero no la base que los liga, hasta que nos percatamos de que la belleza del tema está en su naturaleza invertebrada. Y, por supuesto, en “Ten Miles High”, single de introducción paciente en el que Murphy acaba despegando hacia la estratosfera, con la irregularidad como feliz carburante.

“Mastermind”.

Arriba