USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

ROOSEVELT Young Romance

City Slang-Music As Usual
ROOSEVELT, Young Romance
 

El debut homónimo de Roosevelt, una suerte de yate inmaculado que el alemán Marius Lauber fondeó entre los ochenta y la ola synthpop que desde este principio de siglo XXI venía inundando el paisaje sonoro de luces de neón, causó notoria conmoción en verano de 2016. En canciones como “Fever”, sus influencias a caballo entre el italo disco, el house de aroma mediterráneo y el yatch rock cristalizaron en un cóctel ciertamente afrodisíaco para la nueva generación. Con su reválida, el de Colonia se apunta otro tanto en términos de producción, con una encomiable paleta de sintetizadores retro y exuberantes adornos policromáticos. Pero, a medida que avanza, el hechizo no siempre es tan embriagador como antaño.

“Take Me Back” encapsula emoción agridulce ante el nuevo amanecer, las guitarras funk de “Under The Sun” evocan en gran medida a los Daft Punk más inspirados, y los Tame Impala pos-”Currents” (2015) revolotean por algún lugar del corte “Illusions”. No obstante, “Young Romance” languidece en su desarrollo: si bien la voz desafecta de Lauber infunde cierta vida a la desolación tras la ruptura en “Lucia”, y con la más desnuda “Better Days” se esfuerza por devolvernos a tiempos mejores, las melodías de temas como “Shadows” y “Forgive” (junto con Washed Out) son, como el título de la última indica, ciertamente olvidables. La escucha acaba resultando rígidamente nostálgica, como si estuviéramos oyendo un disco, sí, de este principio de siglo XXI. Solo el tiempo dirá si Roosevelt puede volver a provocarnos la fiebre de antaño.

“Better Days”.

Arriba