USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2003)

RY COODER & MANUEL GALBÁN Mambo sinuendo

Perro Verde-Nonesuch-Warner
RY COODER & MANUEL GALBÁN, Mambo sinuendo
 

Ry Cooder vuelve a los Estudios EGREM de La Habana para cruzar sus armas con otra guitarra eléctrica, la del cubano Manuel Galbán del legendario grupo Los Zafiros. Le acompañan a la isla del Caribe su hijo Joachim, otro buen batería como es Jim Keltner y las hermanas Commagere, Juliette y Carla, para sazonar con algún coro este disco instrumental, donde las doce cuerdas cantan canciones cubanas –y estadounidenses: “Secret Love”– de amor (“Bodas de oro”, “La luna en tu mirada” o la “María la O” de Lecuona), de fiesta (“Patricia”, de Pérez Prado, un “Caballo viejo” lo menos pachanguero posible y “Échale salsita”, de Ignacio Piñeiro) y de siesta –abre el disco la preciosa nana “Drume negrita” que inmortalizara el gran Bola de Nieve, aderezada con la steel guitar de Cooder–.

En La Habana, además de Galbán, les esperan los solicitados Angá (congas) y Cachaíto (contrabajo); juntos parten de un sonido fronterizo muy cercano al de Marc Ribot y Los Cubanos Postizos, y también interpretan a Arsenio Rodríguez en “Monte adentro”, que los dos guitarristas enfatizan con sus twang guitars, emulando a Duane Eddy en todo el disco y especialmente en “Los twangueros”, compuesta por el propio dúo, como “Mambo sinuendo” (con la trompeta invitada de Herb Alpert) y “Bolero sonámbulo”. Un paso más allá de la veneración de las estrellas yanquis por los viejos soneros, aquí la amistad cubano-estadounidense germina en un sabroso sonido mestizo.

“Los twangueros”.

Arriba