×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

SCHWARZ Espíritus del desierto, yo os invoco

Autoeditado
SCHWARZ, Espíritus del desierto, yo os invoco
 

“Estamos siendo machacados política, económica, social y culturalmente por la apisonadora neoliberal”, aseguran los murcianos Schwarz en la nota de prensa de “Espíritus del desierto, yo os invoco”. Ante tamaño rodillo, nada mejor que pasarse la crisis por el forro, agarrar el toro por los cuernos y plantarle cara al presente con un álbum que suena a rotundo punto y aparte. Y no solo porque, después de seis discos explorando la cara más abrupta del indie y la psicodelia, los murcianos hayan decidido pasarse al castellano en un trabajo que, aseguran, “es la reivindicación del desierto como paisaje cultural propio”, sino también porque ahora son tres y han decidido producirse y editarse ellos mismos un largo que, además de publicarse en vinilo, regalan desde su Bandcamp.

No son estas las únicas novedades para una banda que, sacudida por las circunstancias, suena aquí más inquietante y árida. “Somos los sedientos, venimos del desierto”, cantan en “FM S.A.”. Y sedientos de psicodelia lunar y guitarras que arañan, Schwarz manosean rock espectral, fuzz envolvente, funk destartalado e indie mutante que lo mismo absorbe a los Flaming Lips que a Kraftwerk y Can. Mucho más retorcidos y complejos que en “Heavengazers” (2007), parecen entrar con este “Espíritus del desierto, yo os invoco” en un laberinto del que solo ellos son capaces de encontrar la salida.

Etiquetas: 2010
Arriba