×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2006)

SCOTT WALKER Climate Of Hunter

Virgin-EMI
SCOTT WALKER, Climate Of Hunter
 

Resurge esta extraña obra solista de quien fuera líder de The Walker Brothers, aquel que en los ochenta ya no se esforzaba demasiado en reubicarse en el escenario pop de antaño, sino que iba por libre, buscando lenguajes intrincados y atmósferas torturadas para redefinir su registro de crooner. “Climate Of Hunter” (1984) hereda la inquietud sonora plasmada en la visionaria cara A de “Nite Flights” (1978), el disco póstumo del grupo: texturas claustrofóbicas y expresionismo cibernético sobre el que fluye su voz de barítono, sobrevolando las estancias con languidez espectral. Las canciones, enigmáticas (algunas llevan títulos como “Track Three”, “Track Five”...), hablan de extranjeros, exilios, cárceles, insomnios, desiertos... Su voz, a menudo doblada en una técnica literalmente copiada por David Bowie (y no es lo único de lo que Bowie tomó atenta nota), evoluciona con su elegancia natural, aunque por debajo fluya la polución sonora (como en “Track Six”). Esas melodías majestuosas están en tensión abierta con muros de sonido opresivos, una guitarra chirriante, el saxo intermitente de Evan Parker y algunas sorpresas: Mark Knopfler interviene en “Blanket Roll Blues”, y en “Track Three” Walker se marca un dúo con... ¡Billy Ocean!

“Climate Of Hunter” irrumpió como respuesta a la antología reivindicativa “Fire Escape In The Sky. The Godlike Genius Of Scott Walker” (1981), impulsada por el fan Julian Cope, y fue una señal aislada de vida: tras él, Scott Walker desapareció hasta “Tilt” (1995), que precedió a otra década de silencio (perturbada por su composición de la banda sonora del filme de Leos Carax “Pola X” en 1999 y por la producción del “We Love Life” de Pulp en 2001) hasta su regreso en 2006.

“Rawhide”.

Arriba