×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

SEEFEEL Seefeel

Warp-[PIAS] Spain
SEEFEEL, Seefeel
 

Por regla general, los grupos regresan a la palestra después de largas ausencias para amortizar viejas glorias (pese a revivir también viejas rencillas) o aprovechar el tirón coyuntural de un estilo al que ellos famosamente contribuyeron. No es el caso de Seefeel: el grupo bandera del post-rock británico de los noventa, nombre clave en aquella gran generación de experimentalistas (junto a ellos, Disco Inferno, Bark Psychosis, Insides y Laika) sin nada que hacer contra la invasión, algunos dirán plaga, del britpop, vuelve con ánimo de proponer algo nuevo; de ser relevantes. “Seefeel” es a Seefeel un poco lo que “Third” a Portishead: Mark Clifford y Sarah Peacock, completados por el bajista Shigeru Ishihara (DJ Scotch Egg) y E-Da (ex batería de Boredoms), se alejan de todas las preconcepciones para volver más fieros que nunca; y en verdad, sin dejar de ser ellos mismos.

La hipnosis y la fascinación emotiva vuelven a ser los objetivos últimos. En su esencia, “Seefeel” es el resultado de cruzar el pop evanescente de “Quique” (1993) con el herrumbre de “Succour” (1995). Pero las herramientas son inesperadas: si antes las guitarras eran gloria celestial, ahora son instrumentos de dentista; los bajos, muy dub y a veces dubstep, son de una profundidad feroz –en momentos como el final de “Dead Guitars” uno sufre por la salud de sus altoparlantes–; y los ritmos son unívocos, férreos, más que en un disco de Codeine. Al principio cuesta escucharlo, después cuesta dejarlo. La breve “Step Up”, “Making” o “Airless” sabrán a gloria a quienes conocen que sin misterio y oscuridad difícilmente puede haber belleza.

Etiquetas: 2011
Arriba