USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2020)

SHABAKA AND THE ANCESTORS We Are Sent Here By History

Impulse!-Universal
SHABAKA AND THE ANCESTORS, We Are Sent Here By History
 

The Ancestors es el grupo sudafricano de Shabaka Hutchings, un octeto con el que revive el espíritu de Hugh Masekela, Chris McGregor y Dudu Pukwana. En su nuevo álbum, “We Are Sent Here By History”, brinda emotivos momentos de ritmo panafricano como “Run, The Darkness Will Pass”, en el que los solos de rigor conviven con polirritmos minimalistas, en un original y vibrante sonido acorde con el vaticinio que Hutchings hace sobre la extinción de la humanidad.

Un mensaje catastrofista que se inicia con el mazazo de “They Who Must Die”, diez minutos que pasan de la vibración espiritual al trepidante afro-slam, de la mano de Siyabonga Mthembu, hasta culminar en un futurismo afro-lounge. Un groove hechizante que puede convertirse en pesadilla, como el vídeo que ilustra “Go My Heart, Go To Heaven”, con inquietantes mujeres de aspecto poseído para un sonido a lo “Jazz In The Space Age” (1960) de George Russell.

Si bien el free y el bop siempre tienen su espacio en forma de consistentes solos, es el ritmo, primordial y esotérico, el que marca la pauta de una música que tampoco pierde nunca de vista lo esencial, como el cristalino piano eléctrico de “Behold, The Deceiver”. Pero percusiones y vientos mandan, impulsando “The Coming Of The Strange Ones” hacia el símil de una manada de búfalos desbocada, y “Beast Too Spoke Of Suffering” hacia las ceremonias ancestrales, con chamanes drogados invocando a los dioses.

Un trance que también proporciona “We Will Work (On Redefining Manhood)”, partiendo de la tradición tribal, y “‘Til The Freedom Comes Home”, recordando a los hermanos rastafaris, con interludios dub y selváticos incluidos. La exuberancia alcanza a “Finally, The Man Cried”, otra colisión entre afro-free y jazz melódico de musculoso contrabajo y voz implorante, en las antípodas de la coda baladística “Teach Me How To Be Vulnerable”.

“They Who Must Die”.

Publicado en la web de Rockdelux el 21/4/2020
Arriba