×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2014)

SHARON JONES & THE DAP-KINGS Give The People What They Want

Daptone-Other Hand-Resistencia
SHARON JONES & THE DAP-KINGS, Give The People What They Want
 

A punto ha estado Sharon Jones, hada madrina de Amy Winehouse y orgullosa guardiana de la esencia del soul y las músicas negras, de convertirse en un género en sí misma y, horror, acabar encuadrada en la atrofiada fórmula del revival. Su voz, es cierto, lo mismo sirve para levantar huracanadas tempestades que para aflojar barreras y derribar muros, pero en “I Learned The Hard Way” (2010), su anterior trabajo, el ciclón empezó a perder fuerza. Un bajón momentáneo que “Give The People What They Want” liquida en lo que la neoyorquina y los poderosos Dap-Kings tardan en inflamar el soul bombástico de “Retreat!” y recuperar su mejor forma.

La cantante no solo ha superado un cáncer, sino que reaparece aquí exultante entre vientos dispuesta a reactivar la cadena de montaje de la Motown y espantar el estancamiento con arrolladores himnos como “People Don’t Get What They Deserve” y “Stranger To My Happiness”. El groove infeccioso y bailarín de “You’ll Be Lonely” y “Now I See” marca el tono de un disco en el que Jones aparca las baladas descafeinadas –“We Get Along” y “Making Up And Breaking Up (And Making Up And Breaking Up Over Again)” puntúan con nota, mirando de reojo y con el rímel corrido la pupila Winehouse– y exhibe una sabiduría musical que, sin alardes, retorna el soul a su sencillez (que no simplicidad) más excitante y funde con naturalidad la tradición reinventada de “100 Days 100 Nights” (2007) y el frenesí exuberante de “Dap-Dippin’ With...” (2002). Un auténtico festín.

“Retreat!”.

Arriba