×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

SHARON VAN ETTEN Tramp

Jagjaguwar-Popstock!
SHARON VAN ETTEN, Tramp
 

Sharon Van Etten solía hacer canciones en las que mostraba todas sus inseguridades, algunas provocadas, al parecer, por una relación tortuosa. La artista de “Tramp” no es la misma de “Because I Was In Love” (2009) y “Epic” (2010) porque esa relación se ha terminado, y ella ha crecido, se ha liberado con ello. Es fácil advertirlo tanto en las letras como en la música: estamos ante casi un disco de venganza contra alguien que no creyó en ella, que amilanó sus esperanzas creativas e impidió su desarrollo artístico; además de impedirle creer en el amor por una temporada.

“Pensaba que me ibas a tomar en serio”, canta en “Serpents”, la canción que explica el cambio de forma más rotunda: batería febril, una voz que vibra con nuevas energías, coros intensos (Jen Wasner, de Wye Oak, aporta voces). Junto con la también percutiva “Magic Chords”, es la canción que evidencia más claramente la mano en el sonido de Aaron Dessner, de The National. Y hablando de “Magic Chords”: ¿alguna vez ha cantado Sharon Van Etten con la seguridad sensual, de cantante de jazz, que muestra en este tema?

El descalabro por fuerza vocal se repite en una belleza como “In Line”, upbeat pese a todo. Incluso cuando más baladista –la antigua especialidad de la artista–, la sensación es distinta: se escucha a una creadora que se ha reconquistado, aceptado a sí misma y a sus errores, y también que ha sabido cambiar de compañías; “We Are Fine” (dúo con Zach Condon de Beirut) canta al valor de una buena amistad en mitad de un ataque de pánico. Sale ganando Sharon y sale ganando el oyente, porque este disco es terapéutico, nada menos.

“Magic Chords”.

Arriba