×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUMES (1991)

SLINT / CHICKASAW MUDD PUPPIES Spiderland / 8 Track Stomp

Touch And Go-Running Circle / Wing-Polygram
SLINT / CHICKASAW MUDD PUPPIES, Spiderland / 8 Track Stomp
 

Tanto Slint como Chickasaw Mudd Puppies pueden presumir de padrinos ilustres: Steve Albini en el caso de los primeros y Michael Stipe en el de los segundos.

Slint (Louisville, Kentucky) ya no existen. Poco después de la grabación de este “Spiderland” (1991), el grupo se desintegró. Albini les había producido su anterior (y único) plástico, “Tweez” (1989), y, coincidiendo con la aparición póstuma de “Spiderland”, les dedicó un encendido elogio crítico desde las páginas del ‘Melody Maker’. Y no es para menos. Apartándose de la acostumbrada receta ruido/revival/melodía que hace estragos en los campus indies, proponen/proponían un tapiz de escuetas guitarras que de manera casi espontánea e intuitiva va creando un cuadro extrañamente obsesivo, denso y asfixiante. Con parsimonia y economía expresiva, con trazos (lejanos) de los primeros Sonic Youth –sin el componente agresivo– y con una brillante utilización de la parte vocal a base de recitados parcos y susurrados, los seis largos cortes de este testamento colocaban a Slint en cabeza de los más sugerentes y menos previsibles combos del underground USA. Su desaparición es, ciertamente, lamentable.

Ben Reynolds y Brant Slay son los Chickesaw Mudd Puppies (Athens, Georgia). Viejos amigos de Michael Stipe, este les patrocinó su debut, “White Dirt” (1990), y ahora reincide en la tarea de productor conjuntamente con el más que venerable Willie Dixon (el tercer coproductor invitado, Tom Waits, no pudo acudir a la cita). “8 Track Stomp” (1991), catorce tragos de distinta graduación acústica y alucinaciones pantanosas, se vertebra sobre una visión ligeramente desenfocada de recetas tradicionales; su folk-blues, de inspiración sureña y resolución primaria y (falsamente) improvisada, resulta, como mínimo, oxigenante, y añade garbo y un gramo de locura a las evocaciones de otros buhoneros entrañables (Violent Femmes, Jonathan Richman). Estampas de un Sur perenne que seguro harán las delicias de Jim Jarmusch y otros enamorados del bayou.

Slint: “Good Morning, Captain”.

Chickasaw Mudd Puppies: “Cold Blue”.

Arriba