×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

SOHRAB A Hidden Place

Touch
SOHRAB, A Hidden Place
 

La música de Sohrab tiene la belleza del óxido, la madera podrida y los edificios abandonados a medio construir. Desprende placidez, aunque polucionada con un aura crujiente y avejentada. A veces, semeja el efecto de estar en medio de un largo túnel al que de vez en cuando llegan señales de vida exterior: una lejana voz femenina tarareando una nana, un revuelo de animales de granja, un acolchado melódico. Remite al Fennesz menos etéreo tamizado por los cracs de fin de surco de los vinilos de Philip Jeck. Podría estar grabado en cualquier parte del mundo, pero difícilmente pensaríamos en un estudio casero en Teherán; claro, que eso explicaría la sensación de extrañamiento de ciertos sonidos impuros que surgen de ningún sitio. Los cuarenta y dos minutos en directo de Aamookhtan baraye zistan (“Realmente nadie sabe”), descarga añadida al comprar el vinilo de A Hidden Place en la web de Touch, abundan en su lado más ambiental y meditativo.

Sohrab, a quien las autoridades iraníes se la tienen jurada desde que fundó su primer grupo punk en la adolescencia, se encuentra ahora en Alemania cursando una petición de asilo político que, en caso de no prosperar, podría acabar en deportación. Para costear los gastos del proceso, su sello ha publicado en descarga digital –además del inquietante tema “Shouting At Dictators” del interfecto– la serie You Are Not Alone, en cuyos dos volúmenes de poco más de media hora nombres como JG THIRWELL, JÓHANN JÓHANNSON, JANA WINDEREN o el propio PHILIP JECK remezclan al iraní con austeridad y poca floritura ruidista, brotando DANIEL MENCHE y LEIF ELGGREN como las excepciones vagamente agitadas. Ojalá se aclare el panorama y se pueda disfrutar del artista sin condicionantes.

Publicado en la web de Rockdelux el 20/10/2011
Etiquetas: 2011
Arriba