USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUMES (2009)

SONIC YOUTH / DINOSAUR JR. The Eternal / Farm

Matador-Popstock! / Jagjaguwar-[PIAS] Spain
SONIC YOUTH / DINOSAUR JR., The Eternal / Farm
 
 
SONIC YOUTH / DINOSAUR JR., The Eternal / Farm
 

Los de Thurston Moore no se han ido nunca. Los de Mascis volvieron a abrir la caja de los truenos en 2005. Los grupos de ambos son verdaderas instituciones en el rock norteamericano del último cuarto de siglo. Patentaron un sonido (¿ruido blanco?, ¿noise rock?) y siguen dando vueltas a la noria de la electricidad sin que el invento ofrezca síntomas de cansancio ni decrepitud. Sonic Youth / Dinosaur Jr.: mata a tus ídolos y monta una carrera con fondo (y forma) para que el ADN del rock no languidezca en las probetas de los laboratorios ni en las ondas de la FM más aséptica.

Sonic Youth traen (relativas) novedades: la incorporación como bajista oficial del ex Pavement Mark Ibold, su vuelta a un sello indie vía Matador tras nueve discos para el “ogro corporativo” de Geffen Records. Menudencias sin mayor importancia que se olvidan con facilidad cuando uno empieza a meter los pies en la docena de piezas que oferta “The Eternal”. Aquí vienen otra vez, sacando los dientes y torturando guitarras para hornear rock primitivo que cruje como metal al rojo vivo, buscando de nuevo el hueso y el músculo de las composiciones y acelerando para no desviarse por las carreteras secundarias de lo prescindible. “Rather Ripped” (2006) no fue un disco despreciable –recuerden “Incinerate”, “Rats” y “The Neutral”–, pero sí demasiado apegado a una fórmula que a veces parecía querer estrangularlo. Aquí el problema se ha resuelto y ni rastro de óxido ni artritis: el rasgueo que enciende el motor de “Sacred Trickster” ya no baja la tensión ni el dinamismo en todo el trayecto. Kim Gordon ejerce de suma sacerdotisa en una pieza cortante como una katana y poco importa que en la letra esté invocando el fantasma del artista Yves Klein o que la música esté inspirada, dicen, en Noise Nomads.

 
SONIC YOUTH / DINOSAUR JR., The Eternal / Farm

Sonic Youth, con Mark Ibold en el centro.

 

Durante casi una hora los neoyorquinos repasan su canon sonoro y conceptual –referencias a John Fahey (firma la portada), Gregory Corso, las comunas alemanas de los sesenta, la mitología de Hollywood, The Germs–  para armar otra guía de un rock que ha sobrevivido a su propio peso histórico y refrescar con tino patrones que retrotraen a lo mejor de su catálogo –sí, estamos hablando de “EVOL” (1986) y “Daydream Nation” (1988): palabras muy mayores–. Flechas envenenadas con estribillos de inocencia ponzoñosa, riffs que resuenan como muertos vivientes y una base rítmica que tiembla como un dóberman rabioso. Sonic Youth en seco: “The Eternal”. Qué pereza, dirán algunos. Qué grandes, afirmo. Deteniendo el tiempo. Orgullosos.

Tanto como Jay Mascis, Lou Barlow y Murph. El trío de Massachusetts decidió olvidar diferencias y rencores y reiniciar de nuevo la potente máquina original que no coincidía desde el mítico “Bug” (1988). Diez años después de que Mascis decidiera archivar Dinosaur Jr. con “Hand It Over” (1997), entregaron un comeback de campeonato con el aguerrido “Beyond” (2007), un disco salvaje y furioso que selló la boca de quienes vocearon que las paces entre Mascis y Barlow eran una simple cuestión crematística. Si persistían dudas, la segunda pedrada: este vigoroso e inflamado “Farm”, capítulo dos en la nueva vida del monstruo tricéfalo de Amhrest que borra de un plumazo el arco temporal que va de “Freak Scene” a las nuevas canciones aquí presentes.

“Farm” es una máquina de feedback y solos monumentales, de melodías restallantes y ritmos rocosos. Las dos aportaciones de Barlow –“Imagination Blind” y “Your Weather”– sacan pecho ante la avalancha mortal de un Mascis poseído por el mal de un hard rock filtrado por la universidad indie que todavía es capaz de levantar verdaderas maravillas de cátedra noise como “Pieces”, “Friends”, “I Want You To Know” o la épica “I Don’t Wanna Go There”, casi nueve minutos de dinosaurio eléctrico recordando que todavía tienen lo que hay que tener.

Sonic Youth: “Sacred Trickster”.

Dinosuar Jr. “Pieces”.

Arriba