×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2016)

SOUNDGARDEN Badmotorfinger

A&M-Universal
SOUNDGARDEN, Badmotorfinger
 

En 2016 se cumplió un cuarto de siglo de la edición de “Badmotorfinger” (1991) de Soundgarden, de “Ten” (1991) de Pearl Jam y de “Nevermind” (1991) de Nirvana. Tamaña efeméride no parece haber suscitado un gran interés por revisitar el grunge. Las corrientes y olas estilísticas tienen sus propias dinámicas, ajenas a la mera contabilidad. El tercer álbum de Soundgarden, por ejemplo, se ha reeditado en numerosas versiones que van del deluxe (con un CD extra de tomas alternativas de estudio y un directo) al super deluxe (cuatro CDs, dos DVDs y un disco de audio Blu-ray), pero se me antoja que salvo para los muy fanáticos lo más interesante es la rodaja original, la que vio la luz hace veinticinco años. Más interesante por lo que supuso en su momento y por cómo se percibe hoy. Si Chris Cornell y compañía hubieran guardado el disco en un cajón y lo hubieran publicado en 2016, nadie se habría extrañado; y hasta habría aparecido en muchas listas de lo mejor del año.

La particular fusión de rock duro, psicodelia y funk siniestro de los de Seattle es absolutamente vigente. Es una aleación tenaz, refulgente y punzante. El rodaje de “Ultramega OK” (1988) y “Louder Than Love” (1989) y la incorporación de Ben Shepherd y su tenso bajo math rock llevaron a la banda a un punto perfecto de tensión (de intención, de foco) que, para mi gusto, ya empezaría a disiparse en “Superunknown” (1994; para muchos su obra maestra). Véase “Jesus Christ Pose”, por ejemplo, en su momento denunciada como una provocación gratuita, un acto de arrogancia, pero que es justamente una mueca de desprecio a la arrogancia. Letras clarividentes, de halo poético, rabia contenida, existencialista, heavy metal a años luz de la mayor parte del heavy metal existente.

“Jesus Christ Pose”.

Publicado en la web de Rockdelux el 30/12/2016
Arriba