×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

SR. CHINARRO ¡Menos samba!

Mushroom Pillow
SR. CHINARRO, ¡Menos samba!
 

Sin tiempo siquiera para renovar el calendario y acabar de digerir el aluvión de parabienes que generó “Presidente” (2011), Sr. Chinarro retoma su alocado ritmo de producción para demostrar una vez más que las canciones le queman en los bolsillos, entregando de una tacada una veintena de composiciones que, una detrás de otra, no hacen más que perpetuar ese momento de contagiosa vivacidad que inauguró su anterior trabajo. De hecho, “¡Menos samba!”, el famoso doble álbum que el sevillano anunció que editaría bajo su propio nombre, pero que finalmente se publica como parte de la familia Chinarro –aunque los valencianos Marc Greenwood (La Habitación Roja) y Pablo Maronda manejen aquí los controles–, da voz a un Antonio Luque aún más despendolado y descarado. Como prueba, ese arranque que, una vez superada la pelín desconcertante “La plaga”, presenta en “Tu elixir”, “La alcabaza”, “Hot Mothers” y “Todo acerca del cariño” a un compositor pletórico capaz de sonar contagioso, reflexivo, irónico, mordaz, enérgico y clásico sin apenas cambiar de tercio.

“¡Menos samba!”, es cierto, no suena tan pulido ni perfecto como “Presidente”, pero da la sensación de que era precisamente eso lo que buscaba Luque cuando se puso a hurgar en su ordenador para recuperar estas dieciocho canciones compuestas entre 2008 y 2011 –la número diecinueve es la versión de “La arenga de los Sindicatos Futuristas” de Aviador Dro– y brindarles una nueva oportunidad. Y si eso implica saltar de cimas de pop eufórico como “Dinero (Otra vez no)” y “La aseguradora” a barrancos de canción a guitarra y cuchillo como “Todo para mí” o aplicar inyecciones de acero líquido como “Los años en blanco”, pues se hace y punto. Cualquier cosa con tal de librar del ostracismo unas canciones que, como asegura el propio Luque, fueron en muchos casos injustamente descartadas y que se alían aquí para componer el que quizá sea el retrato más complejo y al mismo tiempo más cercano del sevillano. 

“La alcazaba”.

Arriba