USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

ST. VINCENT Strange Mercy

4AD-Popstock!

Por Pablo Gil

ST. VINCENT, Strange Mercy
 

Uf. ¿Por dónde empezar? Si uno entra, entra hasta el cogote y es literalmente poseído por esta música: raptado. Y tú te rindes, y punto, a su alambicado engranaje, que es como una cajita de música complicadísima que articulara un sinfín de ingeniosos mecanismos para reproducir la canción más sencilla. Claro que, si no entras, algo perfectamente comprensible, este tifón creativo te escupe violentamente hacia fuera. Y a otra cosa, mariposa. Porque flotar, flota como una mariposa: con esas melodías angelicales, las baladas a lo torch song exótica y toda la excéntrica gracilidad. Pero, para picar como una abeja, siguiendo con la sentencia de Cassius Clay, usa guitarrazas AOR, ritmos de funk mutante, arreglos de música contemporánea, esquemas progresivos y arrebatos de psicodelia retrofuturista. Y eso es mucha tela, a ratos demasiada.

“Strange Mercy” es el tercer disco en solitario de la texana Annie Clark, St. Vincent: una stravaganza de afectada sofisticación. Ex miembro de Polyphonic Spree, sería ya del todo injusto seguir comparándola con autoras de pop modernete como Feist, Regina Spektor o Joan As Police Woman; sus ambiciones artísticas se acercan más a las del último Sufjan Stevens (de quien fue escudera a sus veintipocos) y de músicos de su órbita como DM Stith o My Brightest Diamond. Subyugante o repelente, lo que no puede discutirse es su originalidad.

“Champagne Year”.

Arriba