USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

STANDSTILL Adelante Bonaparte

Buena Suerte-[PIAS] Spain
STANDSTILL, Adelante Bonaparte
 

Con “Vivalaguerra” (2006), Standstill consolidaba la fuga definitiva de sus orígenes hardcore para ganar personalidad de un modo apabullante. Su esperado sucesor va más allá en riesgo estilístico y pretensiones, pero no en inspiración. Estamos ante un triple CD-EP conceptual que, en algunos aspectos, me recuerda a “Los diarios de petróleo” (Chucho) y, en otros, a “1999” (Love Of Lesbian). La obra se presenta como “una fábula circular” que narra el ciclo vital de un personaje (B.) en tres actos que se corresponden con cada uno de los CDs.

El primero (“Algunos recuerdos significativos de B.”) es el más aventurado e interesante, gracias a unos sonidos evocadores y misteriosos que, en temas como “Hombre Araña”, combinan con grabaciones en off y que parecen flotar en el éter como imágenes de la infancia en Super 8, culminando con el que, quizás, sea el hit más accesible de su carrera, “Adelante, Bonaparte (I)”. En el disco 2 (“B. pasa de querer comerse el mundo a esconderse en una pequeña parcela”) predominan los medios tiempos y las guitarras acústicas para narrar una bajada a los abismos de la autocompasión y el autoodio. El uso de los ruidos y bases programadas o el ukelele de “Cobarde pecador” son algunos de los recursos más sugestivos, aunque la épica de desesperación inmovilista de las letras cae en unos tópicos poco dignos de Enric Montefusco, especialmente la conclusión con el mantra “Sálveme quien pueda”.

Finalmente, el tercer CD (“El corazón de B. despierta”) apunta al desenlace de un modo aún más previsible: con el predominio de un pop suave envuelto en cuerdas y vientos, el protagonista encuentra la salvación y la luz mediante el amor de una mujer, vive momentos de dudas y decide tirar hacia delante a partir de la penúltima canción, “Elefante” (sí, esa es la rima), donde se plantea la paternidad. El círculo se cierra con “Canción sin fin”, que, en realidad, es el mismo tema (relativo a un nacimiento) que iniciaba el primer disco. En resumen: un trabajo altamente ambicioso, musicalmente rico y valiente, pero perezoso y decepcionante en cuanto al argumento y textos.

Etiquetas: 2010
Arriba