USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2015)

STEPHANIE MILLS Tantalizingly Hot

SoulMusic-Caroline-Music As Usual
STEPHANIE MILLS, Tantalizingly Hot
 

Los años jugosos de Stephanie Mills están siendo rescatados mediante una serie de reediciones más que agradecidas: es el caso de “For The First Time” (1975), su deliciosa colaboración con Burt Bacharach, y “What Cha’ Gonna Do With My Lovin’” (1979), su primer disco junto al tándem de productores-compositores conformado por James Mtume y Reggie Lucas, dos habituales de las formaciones eléctricas de Miles Davis.

De esta alianza con Mills, “Tantalizingly Hot” (1982) se erige como su trabajo más ambicioso, fructificando sobremanera en dos de los singles extraídos: “Keep Away Girls” –composición debida a Ashford & Simpson– y “You Can’t Run From My Love”. Mientras la primera oscila entre la microcirugía funk y vibrantes ondas de soul ondulante, la segunda filtra las sagradas escrituras del Stevie Wonder de los primeros setenta en una cascada aterciopelada de palpitaciones disco-soul. Para cerrar el corazón del disco, “True Love Don’t Come Easy” también contiene hechuras de single, pero inexplicablemente no llegó a serlo. Tras alcanzar tales picos de majestuosidad, la racha se corta de cuajo tanto en “‘Ole Love” como en “Your Love Is Always New”, tan arquetípicas como prescindibles. Suerte que el broche final vuelve a recuperar el brío en un “I Can’t Give Back The Love I Feel For You” –Ashford & Simpson, nuevamente, junto con Brian Holland– que crece y crece como un suflé de soul crujiente, disparado entre líneas de bajo palpitantes y un muro de sonido perpetrado desde el séptimo cielo.

En el apartado de extras, ni “Wailin’” ni la versión extendida de “You Can’t Run From My Love” aportan gran cosa.

“Keep Away Girls”.

Publicado en la web de Rockdelux el 25/7/2015
Arriba