×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

SUFJAN STEVENS/NICO MUHLY/BRYCE DESSNER/JAMES McALISTER Planetarium

4AD-Popstock!
SUFJAN STEVENS/NICO MUHLY/BRYCE DESSNER/JAMES McALISTER, Planetarium
 

Hay que asumir ya que Sufjan Stevens jamás terminará el disparatado proyecto de los cincuenta estados norteamericanos. Ahora mira a las estrellas partiendo de un encargo que Nico Muhly recibió en 2011 de la sala de conciertos Muziekgebouw Eindhoven y para el que pidieron ayuda al guitarrista Bryce Dessner (The National) y a uno de los músicos de gira de Sufjan, James McAlister. Una obra que recuperaron hace unos meses para adaptar esos arreglos orquestales a una serie de piezas en formato canción que adoptan el nombre de cuerpos celestiales y buscan inspiración en la vastedad del universo, en una toma de consciencia humana que cobra más fuerza en los oscuros tiempos que corren. Las letras de “Planetarium” provocan una catarsis emocional que lo emparejan con “Carrie & Lowell” (2015), pero musicalmente está más cerca de la exuberancia orquestal y electrónica de “The Age Of Adz” (2010), un trabajo, por otro lado, también obsesionado con la astronomía.

Tampoco le falta ambición: con setenta y cinco minutos de duración, al álbum le da tiempo a ser extenuante y brillante. El desmadrado Auto-Tune de “Saturn” convive con el dark ambient de “Black Energy”; del prog de “Jupiter” salta, previo paso del cometa Halley, a la delicada oda de descubrimiento sexual de “Venus”; y los quince minutos de épica cósmica de “Earth” culminan en la devastadora nana final, “Mercury”, que recupera al Sufjan más acústico. Nadie dijo que atravesar la galaxia fuese empresa fácil.

“Earth”.

Arriba