USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

SUPERCHUNK Majesty Shredding

Merge-[PIAS] Spain
SUPERCHUNK, Majesty Shredding
 

“Si esperas nueve años para hacer un disco, no quieres que la gente diga que para qué te has preocupado”, declaraba hace poco Mac McCaughan en una entrevista. Y así la continuación (tardía) a “Here’s To Shutting Up” (2001) prescinde de la (bella) pasividad de los últimos Superchunk para traer de vuelta a aquellos de mediados de los noventa, acelerados, exaltados y enérgicos; con ganas de hacerse escuchar, vamos. Bastante ruidosos, aunque no tanto como para llegar a esconder esos intrincados trenzados de guitarra ni la riqueza sonora adquirida con los años; que Scott Solter esté a los mandos también explica la calidez, la calidad de la producción. En resumen: la juventud de antaño con la experiencia de ahora.

Dos de las mejores canciones (“Crossed Wires” y “Learned To Surf”) las conocíamos por sendos singles aparecidos el año pasado, pero si de algo viene sobrado “Majesty Shredding” es de himnos para adjuntar a un hipotético “Greatest Hits” del grupo, que no se sabe a qué esperan para editar. Ahí queda el power-pop de primera de “Digging For Something” –busquen su videoclip, con The Love Language convertidos en banda hipster de McCaughan en unos imaginarios Superchunk 2.0–, la despojada “Rope Light”, la más ornamentada “Fractures in Plaster”“and here’s where the strings come in”, pero además de verdad– o esa infecciosa “My Gap Feels Weird” sobre el drama relativo de ir a conciertos y ver que los que te rodean tienen veinte años menos que tú. “Everything At Once” cierra con maestría –“the minutes and the months, the feedback and the drums, the feeling noise becomes”– un disco hecho para recordar, pero también para continuar. ¿Si no, por qué hacerlo?

“Crossed Wires”.

Arriba