USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2014)

SWANS Filth

Young God-Mute-[PIAS] Iberia & Latin America
SWANS, Filth
 

La amenazante dentadura que copa la portada de “Filth” (1983) actúa como un cartel de “cuidado con el perro”, y servía a Swans para mantener a raya al oyente. La imagen se ha mantenido como un icono del grupo, pero las calamidades con que los Cisnes de hoy se llevan al oyente por delante tienen poco que ver con el sonido (o, mejor dicho, la actitud) de sus inicios. Por ese motivo, la reedición remasterizada y en vinilo de su primer largo es un recordatorio que nos transporta a unos días en que la entidad ideada por Michael Gira (él y el guitarrista Norman Westberg son los únicos miembros de esta primera época que figuran en la actual encarnación de la banda) se presentaba al mundo como un erizo, congratulándose por cada individuo que expulsaban de sus conciertos.

Tres décadas después de su publicación en el sello Neutral Records, “Filth” se mantiene como un trabajo al que no apetece acercarse con asiduidad. Una obra de discurso miserable, que hace todo lo posible por erradicar todo vestigio de humanidad de sus rasgos. Aquí, el rock es insultado desde la no wave y desde una laceración casi industrial, dando lugar a un conjunto lo suficientemente bruto como para no ser tildado de intelectual. Pese a su impacto e influencia (allana el camino que luego seguirían Godflesh), algunos aspectos del álbum revelan que estos Swans aún no habían alcanzado la madurez: la voz de Gira exige sumisión, pero no inspira verdadera autoridad, y el poso negativo de las canciones funciona por acumulación de detritus, en oposición a la idea del sonido como construcción monumental que el grupo descubriría un tiempo después.

“Stay Here”.

Arriba