×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

SWANS The Seer

Young God
SWANS, The Seer
 

Fue el número 1, el mejor álbum del año 2012 según la lista publicada en el Rockdelux 313. El sobresaliente “The Seer” fue la confirmación de la vuelta de los Swans al primer plano de la actualidad después de su notable regreso en 2010 con “My Father Will Guide Me Up A Rope To Te Sky”. Un Michael Gira renacido, en forma, nos ofreció nuevas muestras, mejoradas, de su concepción severa de ese tipo de rock terminal que avasalla y reconforta. Por supuesto, César Estabiel alabó el disco en esta crítica.

Los Swans están muertos... Así de categórico se mostraba Michael Gira titulando aquel disco en directo de 1998 con el que mandó bajo tierra años de brutal intensidad. Estaba agotado. Necesitaba salir de aquel (magnífico) agujero negro. Más relajado en los últimos tiempos con el proyecto acústico Angels Of Light, en las entrevistas callaba al periodista: el cuerpo de Swans jamás saldría de su tumba. Pero incluso sus palabras también se las llevó el viento. “My Father Will Guide Me Up A Rope To The Sky” –notable regreso en 2010– quedó empequeñecido con la experiencia de los directos. Los Swans más salvajes conseguían lo que la multinacional MCA no pudo apostando por el abuso lírico en “The Burning World” (1989): dejar con la boca abierta al que nunca fue fan.

“The Seer” es el disco en estudio llamado a recoger el espíritu de aquel directo. Y el resultado es, para empezar, generoso. Dos horas de música severa que se encajan sin rechistar. Diría que hasta con placer. La naturalidad con la que el grupo se mueve en zonas de máxima intensidad marca la diferencia. Gira ha acertado hasta en los fichajes, porque, si bien la vuelta de su ex compañera Jarboe transcurre con discreción, la aportación de Ben Frost –debería tener ofertas para ambientar filmes de terror– transforma una secuencia de puñetazos y pausas en una odisea espectacular. “Cop” (1984, despiadado) y “Children Of God” (1987, sostenible) marcaron la pauta, pero podríamos discutir si aquellas demostraciones de poderío impactaron con la misma puntería que este disco.

“Lunacy”.

Arriba