USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2012)

T. REX Electric Warrior (Deluxe Edition)

Universal
T. REX, Electric Warrior (Deluxe Edition)
 

1971 fue un año de obras maestras tan diversas como “Sticky Fingers” (The Rolling Stones), “Blue” (Joni Mitchell), “Tago Mago” (Can), “There’s A Riot Goin’ On” (Sly And The Family Stone), “What’s Going On” (Marvin Gaye), “Historie de Melody Nelson” (Serge Gainsbourg), “Requiem For An Almost Lady” (Lee Hazlewood) o “L.A. Woman” (Doors). En esta lista (mucho más larga) ha de incluirse sin duda “Electric Warrior” de T. Rex, reinvención artística de Marc Bolan y obra fundacional del glam rock. El gran guitarrista, compositor, cantante con el vibrato más sexy de la historia y líder carismático de Hackney adaptó con éxito los esquemas básicos del rock’n’roll, del pop orquestal, del blues, incluso del country, a un ambivalente terreno estético situado entre la épica emocional con brillantina (“Cosmic Dancer”, “Life’s A Gas”) y la carnalidad más descarada (“Planet Queen”, “The Motivator”).

“Electric Warrior” es un disco sensacional de pop, tan bueno que parece una (coherente) colección de singles con clásicos del sábado noche setentero del calibre de “Get It On”, “Jeepster” o la irresistible “Hot Love”, primer número 1 del ex Tyranosaurus Rex ahora insertada en esta colección conmemorativa junto a sus estupendas caras B. Frescura, simplicidad (produjo el habitual Tony Visconti), sexualidad y, por supuesto, canciones tan rotundas y claras como irrepetibles. David Bowie tomó nota al primer pestañeo de sus originales arreglos y trucos melódicos (escuchen “Monolith” o “Mambo Sun” y después lo que sea de “Ziggy Stardust”).

Además de un segundo CD con maquetas, descartes, anuncios radiofónicos y tomas alternativas, existe una superdeluxe edition que ofrece como gancho un interesante DVD con promos y actuaciones televisivas inéditas. También el póster original del álbum con las letras, un lujoso libreto con ensayos, listas, fotografías y crónicas de la época, o un coqueto posavasos con los difuntos Bolan y Mickey Finn (el hombre de las congas) contemplando el fondo de tu gin tonic.

“Cosmic Dancer”.

Arriba