USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

TAME IMPALA Currents

Interscope-Music As Usual
TAME IMPALA, Currents
 

Si las canciones de “Innerspeaker” (2010) parecían luchar por escapar de la jungla y las de “Lonerism” (2012) cocerse en una marmita de esquirlas electrónicas, “Currents” se diría colgado de una galaxia lejana. “Let It Happen”, odisea de ocho minutos, abre el recorrido sin tregua. Es el pico expresivo de un Kevin Parker que en esta tercera gran obra no solo canta como nunca, sino que se ha entregado con sensual regocijo a la masterización del sonido: prácticamente lo ha licuado, retorciendo filtros, voces y efectos en claros guiños al imaginario de la ciencia ficción.

Según se sucede el metraje, el concepto de transformación que vehicula todo el disco comienza a revelarse. Tanto en las letras –el protagonista del principio no es el mismo que quien cierra el álbum– como en la producción. Más allá del corte inicial y de los gloriosos singles “‘Cause I’m A Man” y “Eventually”, surgen destellos de soul astral, funk blanco y música disco, activando un radar que, sin dejar de sonar nunca a Tame Impala, capta desde el retrofuturismo de Air y los arcoíris multicapa de Caribou hasta el satén de Prefab Sprout (“The Moment”).

En clara sintonía también con la versión del “Stranger In Moscow” de Michael Jackson que entregaran el año pasado, este sideral “Currents” implosiona con supernovas de salón (“The Less I Know The Better”), historias de amor que viajan en el tiempo (“Past Life”), baladas de gravedad cero (“Yes I’m Changing”) e interludios que funcionan como descompresiones al salir de un traje espacial (“Nangs”, “Gossip”). Un dechado de psicodelia multisensorial que coloca a Parker junto a los mejores escritores-productores de su generación y que se derrite como mantequilla por tus altavoces.

“Let It Happen”.

Arriba