×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

TARÁNTULA Humildad trascendental

Producciones Doradas
TARÁNTULA, Humildad trascendental
 

Los dejamos acodados en la barra de cualquier bodega del barcelonés barrio del Raval “Esperando a Ramón” (2006) y, tres años después, aquí los tenemos de nuevo con muchas ganas de llevar la verbena a la trinchera y comandar una revolución contra el aborregamiento general. La fiebre de los ochenta ha sido rápidamente reemplazada por el revival de los noventa y uno de sus miembros, el omnipresente Joe Crepúsculo, se ha convertido en lo más parecido a una estrella del indie patrio. Pero los barceloneses siguen erre que erre, reivindicando la ciencia ficción y disparando contra todo lo que se mueva, ya sea la crisis económica, la gran mentira del arte o la modernidad.

Así que aquí estamos con “Humildad trascendental”, y lo difícil no es qué decir, sino por dónde empezar. Está la guitarra borracha de “Gusano”; esa fina capa de mugre que cubre los teclados y convierte “Antisistema solar” en algo único y, al mismo tiempo, perfectamente identificable; las letras punzantes y canallas de “El mítico culo” y “Condes de Barcelona”; la aparente facilidad con que convierten cada canción en un hit en potencia...

“Humildad trascendental” es Tarántula en estado puro: descaro insolente, melodías deliberadamente afeadas, cortes de mangas sistemáticos a cualquier intento por encasillarlos, estribillos que avanzan haciendo la conga entre latigazos de pop esquizoide, filosofía de barrio destilada entre quintos de cerveza y garrafas de vino de la casa... No se cortan un pelo los barceloneses y, con la sombra de Derribos Arias más y mejor interiorizada, lo mismo se sacan de la manga una insólita canción protesta –“Es un soñador”– que proponen la canción definitiva del fin de fiesta –“El vals de las mariposas” de Danny Daniel– o escupen bilis sin dejar de bailar ni de reír ni de protestar. Un disco para pasárselo en grande.

Etiquetas: 2009
Arriba