USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2009)

TELEVISION PERSONALITIES ... And Don't The Kids Just Love It

Fire-Green Ufos
TELEVISION PERSONALITIES, ... And Don't The Kids Just Love It
 

Alan McGee asegura que el “genio caótico” de Dan Treacy y sus punks a tiempo parcial le inspiraron Creation Records. The Jesus And Mary Chain, Primal Scream, The Wedding Present, The Pastels, el movimiento C86, Sarah Records y casi todo lo que olió a indie a partir de entonces tiene su precedente en la forma de hacer de estos reyes del malditismo, gozne lunático entre el indie ochentero, el punk-rock de los setenta y el garage-rock de los sesenta. Apasionamiento adolescente, literatura, amor por el cine, humor corrosivo y compasivo, impericia instrumental, imaginería psicodélica... todo ello está presente en “... And Don’t The Kids Just Love It” (enero 1981), primer LP de Television Personalities, el grupo de Treacy y Ed Ball (The Times), ahora reeditado por Fire Records en su formato original. Un disco de inconfundible sabor inglés, con esa portada de “Los vengadores” y Twiggy, más british que la operación de cadera de la Reina Madre. O con personajes como Geoffrey Ingram, Dorian Grey (es decir, Oscar Wilde) o Syd Barrett, a quien Treacy dedicó la iconoclasta “I Know Where Syd Barrett Lives”, una canción que se adhiere a la memoria como las mejores experiencias, las que combinan risa y sentimiento.

“And Don’t The Kids Just Love It”, que fue editado tres años después del primer single de la banda (“14th Floor”/ ”Oxford Street”) y tres años antes de su obra maestra –The Painted Word (1984)–, es un álbum de pop retro, punkero, sensible y guitarrero, anárquico y encantador. Un trabajo lanzado a contracorriente en una Inglaterra que por entonces bailaba al son del sintetizador (los mejores discos de Soft Cell, Human League, OMD y Heaven 17 también pertenecen a 1981).I telephoned God today but all I got was the answering machine”, de “A Family Affair”, podría resumir con acierto su espíritu trágico y amateur.

“I Know Where Syd Barrett Lives”.

Arriba