×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

TENNIS Cape Dory

Fat Possum

Por Pablo Gil

TENNIS, Cape Dory
 

¿Siete meses encerrado con tu pareja en un barquito que surca el Atlántico a menos de diez kilómetros por hora, sin televisión, sin radio y sin teléfono? A ellos les pareció romántico, no preguntéis el motivo, y al terminar el periplo decidieron componer y grabar un disco inspirado en la experiencia, como una especie de cuaderno de bitácora sonoro. Un disco de besitos, mareas altas y una inocencia verdaderamente descomunal. Ellos, por cierto, Patrick Riley y Alaina Moore, son dos graduados en Filosofía, felizmente casados, residentes en Denver, un sitio que por si no lo sabíais está a más de dos mil kilómetros de la costa más cercana.

Las canciones de Tennis, en general, están bien, y ella canta como una virginal sirena (ejem), y además tienen gracia porque él acertó, o quizás fue cuestión de falta de recursos, al grabar en baja fidelidad. Correcto. Incluso simpático. Tampoco para morirse: es sencillo, amable y efectivo, y podría decirse que hasta valiente por renunciar a arreglitos cucos. Composiciones de pop a lo años cincuenta, algunas melodías idílicas tipo años ochenta, grabadas en plan maqueta, con batería, bajo y guitarra (y su eco: surfera).

El sonido rugoso más que ruidoso recuerda a los noventa, pero también es como una coda del puñado de grupos soleados que se destaparon este verano (Best Coast, Wavves, The Drums...). Claro que, posiblemente, esto mismo grabado en un estudio profesional y visto en playback en una gala de la tele sería una mierda como una casa. Pero, vamos, no es el caso.

Etiquetas: 2011
Arriba