×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2004)

TERRY CALLIER Lookin' Out

Emarcy-Universal
TERRY CALLIER, Lookin' Out
 

La pócima mágica de “TimePeace” (1998) fue liberadora y curativa. Como los buenos discos de Van Morrison o Marvin Gaye. Desde entonces, Terry Callier ha ido perdiendo algo de fuelle, pero sus álbumes preservan un magnetismo único, producto no solo de su sabiduría vocal, sino de canciones con una singular fuerza interior que cruzan alegremente las fronteras entre los géneros musicales.

“Lookin’ Out” (2004) es, por comparación, discreto, pero en absoluto estéril. Potencia las sonoridades de un jazz un tanto recurrente, con barra libre de vientos y guitarras consumibles como muzak nocturno. Pero entre sus excesivas diecisiete canciones con altos y bajos (la propia y retórica canción que le da título está entre estos últimos) hay materia orgánica viva; canciones que, como “Blues For Billie Holiday” y “Stripper”, muestran a un Callier con restos paladeables de la capacidad comunicativa y persuasiva que le hizo abrirse paso en los años setenta.

Quizá esté cansado y sea incapaz de firmar una nueva obra mayúscula, pero “Lookin’ Out” sirve todavía como retrato otoñal de uno de los artistas faro de Paul Weller.

“Stripper”.

Arriba