USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

THE ANTLERS Burst Apart

Frenchkiss-Music As Usual
THE ANTLERS, Burst Apart
 

Vigilen de cerca su empatía, es un divino tesoro, una fina facultad que bien utilizada impedirá que se conviertan en psicópatas o en ñoños insoportables. Y es que hay, cuidado, desaprensivos ahí fuera dispuestos a poner a prueba sus límites. Hace apenas dieciocho meses, Peter Silberman se ensañó a gusto con nuestros buenos sentimientos con un “Hospice” (2009) que forzaba la capacidad de la música popular para el melodrama. Parafraseando a Walter Benjamin: ¿sobre qué puede uno cantar (siempre en falsete o semifalsete) después de firmar una ópera rock conceptual acerca del amor en un pabellón de enfermos terminales y las tendencias suicidas de Sylvia Plath?

Solo le quedaba una salida al veinteañero afincado en Brooklyn: la huida hacia adelante, materializada en este ya su cuarto álbum (de los dos primeros, casi autoeditados y sin la compañía de Darby Cicci ni Michael Lerner, hay pocas noticias y son poco relevantes) en diez canciones que, si bien no se organizan de acuerdo a una trama narrativa tan definida, se presentan como muy bellas y dolientes epístolas de amor/odio entre el shoegazing terapéutico y el dream pop pesadillesco, diez interpelaciones intimistas cargadas de delicados arreglos (trompetas, pianos y sintetizadores de esos que elevan el espíritu para dejarlo caer luego al vacío) y pobladas recurrentemente por imágenes de profundo calibre freudiano: alas, dientes que caen, miembros amputados y perros que deberán ser sacrificados. Los sentimientos son droga dura, y no solo crean dependencia, sino también tolerancia. Así que quien necesite un buen viaje emocional que se chute una nueva dosis del romanticismo solipsista de The Antlers.

“French Exit”.

Arriba