×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

THE BUNDLES The Bundles

K-Popstock!
THE BUNDLES, The Bundles
 

The Moldy Peaches no murieron: estaban de parranda. Y la prueba es este enorme debut de The Bundles, el supergrupo antifolk integrado por la grandísima Kimya Dawson –un recuerdo para su imborrable pase por el Primavera Sound 2009 en el Parc Joan Miró–, los hermanos Jack y Jeffrey Lewis, Karl Blau –busquen, por ejemplo, “Zebra” (2009), también en K Records– y otros adictos a los sonidos de bajo presupuesto. Casi una década después del icónico “The Moldy Peaches” (2001), “The Bundles” encierra las mismas (o más) dosis de ternura, ironía, mala leche, mugre y diversión. Y, por supuesto, parecidas grandes canciones que reducen al hueso el concepto de folk y rock’n’roll para retratar los vaivenes de la vida moderna con una mirada entre crítica, infantil, esperanzadora y desencantada.

Proyecto embrionario casi desde que la Dawson y Adam Green partieran peras (musicales), este debut horneado en las cocinas de los Dub Narcotic Studios de Olympia –gracias de nuevo, Calvin Johnson– reafirma a sus autores como grandes proveedores de emociones en estado bruto, artesanos de la canción que, ya sea desenchufados o en moderado tembleque eléctrico, juntos –los diálogos Dawson-Lewis son de antología–, por separado o con la ayuda del Olympia Free Choir, se las apañan sin aparente esfuerzo para devolver los pálpitos de la música pop a un estado prenatal, sin grasas ni excedentes, que provoca más calor y sonrisas que muchas de esas Grandes Obras paridas en mil pistas, con dos mil ingenieros y treinta productores. Una maravilla que, de momento, se coloca en cabeza de mis discos favoritos de 2010.

Etiquetas: 2010
Arriba