USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2004)

THE CLASH London Calling. 25th Anniversary Edition

Columbia-Sony
THE CLASH, London Calling. 25th Anniversary Edition
 

Si, tal y como dejó escrito Jon Savage, The Slits fueron el sonido de la gente descubriendo su propio poder, The Clash eran el sonido de esa misma gente ejerciéndolo. Aunque tras su fichaje por CBS se les acusó de sellar el acta de defunción del punk, nadie niega hoy que, cuando el movimiento parecía irremediablemente abocado a su fase post, Joe Strummer, Mick Jones, Paul Simonon y Topper Headon le dieron vida eterna. Y eso que, a comienzos de 1979, con Sid Vicious cortejando a la dama de la guadaña, con Johnny Rotten recuperando su apellido (Lydon) en P.I.L. y con la new wave asaltando el cielo de las listas, el panorama que se abría ante ellos no podía ser más desalentador. Crucificados por confiar a Sandy Pearlman (Blue Öyster Cult) el control de “Give ’Em Enough Rope” (1978), rota la relación con su mánager (Bernie Rhodes) y víctimas de diversos desengaños, estaban contra las cuerdas. Lo que menos les apetecía era una gira por los Estados Unidos del aburrimiento. Pero la aprovecharon para obtener el crédito que su país les había negado, redefinir su bagaje y, al fin, prorrogar el sueño de Malcolm McLaren invirtiendo los beneficios del trueque de caos por cash en la bolsa de la posteridad.

Publicado oficialmente el 14 de diciembre de 1979, “London Calling” convierte a The Clash en la única banda que importa. Los cuatro magníficos aman tanto el rock’n’roll que quieren asesinarlo en una frustrada tentativa de homicidio que, en sintonía con el “Exile On Main St.” (1972) de The Rolling Stones, expande su universo ético y estético. No solo refleja el contexto histórico –los albores del apocalipsis Thatcher/Reagan– que lo inspira, sino que, celebrando el declive del colonialismo británico y denunciando el imparable avance del norteamericano, lo trasciende. Sin embargo, títulos como “Revolution Rock”, versos como “desde la Guerra de los Cien Años hasta Crimea / con una bayoneta y un mosquetón y una lanza romana” y canciones como “Spanish Bombs” nunca hubieran rescatado al punk de su ensimismamiento nihilista de no incorporar un nuevo marco referencial. Sumados a su natural inclinación hacia el reggae, inopinados giros hacia el rockabilly –la versión de “Brand New Cadillac” (Vince Taylor)–, el soul y el R&B (“The Right Profile”) y el wall of sound de Phil Spector (“The Card Cheat”) cristalizan en el último gran álbum de los setenta, el clásico por antonomasia de los ochenta para la revista ‘Rolling Stone’ y el decimocuarto entre los mejores del siglo XX según el Rockdelux 200.

 
THE CLASH, London Calling. 25th Anniversary Edition

El sonido de la gente ejerciendo su poder, en el último gran álbum de la década de los setenta. Foto: Pennie Smith

 

En conmemoración de sus bodas de plata, la presente reedición añade un segundo CD que, bajo el título de “The Vanilla Tapes”, reúne las maquetas registradas por el grupo en su local de ensayo y un DVD de cuarenta y cinco minutos de duración con un documental, “The Last Testament”, realizado para la ocasión por Don Letts, imágenes inéditas de la grabación y los clips promocionales de “London Calling”, “Train In Vain” y “Clampdown”. Por muy revelador que resulte escuchar por vez primera cinco temas que no pasaron el corte –particular guiño al himno country “Oh Lonesome Me” de Don Gibson y, vía Matumbi, versión del inmarchitable “The Man In Me” de Bob Dylan–, nada es comparable a introducirse en la atmósfera de inspiración y locura de los Wessex Studios. Viendo a su productor, Guy Stevens, gritando como un poseso, destrozando una silla o lanzando una escalera hacia el centro de la sala, se comprende la tremenda determinación de The Clash: acabar las sesiones ilesos significaba descartar la muerte. Y entonces, solo quedaba la gloria.

“London Calling”.

Arriba