×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2002)

THE DOORS The Doors

Elektra
THE DOORS, The Doors
 

En 2017 se han cumplido cincuenta años de la publicación de este álbum (lo que ha posibilitado una reedición a lo grande). “The Doors” (1967) es un disco de debut como hay pocos, el que destapó la singladura de un cuarteto referencial en la música de la década de los sesenta. La trayectoria de Jim Morrison y sus Doors no pudo empezar mejor: canciones como “Light My Fire”, “The End” o “Break On Through (To The Other Side)” los catapultaron a la condición de  leyendas del rock. Fue escogido en el puesto 35 en la lista de los doscientos mejores álbumes del siglo XX publicada en 2002 en el especial del Rockdelux 200; esta es la crítica escrita por David Morán en aquel extra.

Que la carrera de The Doors se precipitara al vacío en 1971 tras la muerte de Jim Morrison –salvemos “An American Prayer” (1978), acreditado a Jim Morrison y The Doors, donde sus tres compañeros musican poemas que el vocalista dejó escritos en 1970, por la carga poética que conlleva– era algo tan lógico como inevitable: la irreprimible personalidad de Morrison había llegado a eclipsar de tal manera el talento de Ray Manzarek, Robbie Krieger y John Densmore que cualquier cosa que hicieran sin su presencia tendría en el simple recuerdo la más mordaz de las críticas. Una vez más, el personaje había crecido hasta llegar a vampirizar su propia obra y, con los baremos completamente desequilibrados, aún hoy cuesta descubrir dónde acaba el mito –ese que cada año recibe miles de visitas en su suite perpetua en el cementerio Père Lachaise de París– y dónde comienza el verdadero genio de alguien que supo trazar un camino personal (y único) en medio de la fiebre psicodélica que azotó la Costa Oeste norteamericana a mediados de los sesenta.

Cuenta la leyenda que las primeras composiciones de Morrison están directamente inspiradas por una actuación de The Velvet Underground. Verdad o no, lo cierto es que “The Doors” podría emparejarse con “The Velvet Underground & Nico” porque ambos discos buscan la trasgresión y la ruptura de caminos previamente señalizados. En este sentido, el disco de debut del cuarteto angelino sigue siendo uno de los arranques más inspirados y completos que ha dado la historia de la música. Porque, ¿qué banda nacida en medio de la ascensión del LSD recurriría a “Alabama Song (Whisky Bar)”, tema compuesto por Kurt Weill y Bertold Bretch en 1928 para “The Three Penny Opera”, para impregnar de vientos cabareteros un temario inspirado como pocos?

 
THE DOORS, The Doors

Ray Manzarek, Robby Krieger, John Desmore y Jim Morrison: las cuatro puertas de la percepción. Foto: Joel Brodsky

 

Incluso antes de pisar un estudio por primera vez, The Doors ya jugaban en otra liga. Su iconoclasta mezcla de música, poesía, provocación sexual implícita –y explícita– y su marcado desarraigo hacia las tendencias contemporáneas les llevaron a crear un espacio virgen, un inquietante lugar donde el blues ocuparía de nuevo el primer plano –la versión del “Back Door Man” de Willie Dixon– y las espasmódicas interpretaciones de Morrison marcarían el punto cero de una nueva generación de vocalistas. Frente al escapismo imperante del flower power, “The Doors” apelaba directamente al interior del alma como espejo de las bajas pasiones –“Break On Through (To The Other Side)”, “Light My Fire”– y como reflejo de un palpitar urbano ligado íntimamente a estas: “Déjame dormir toda la noche en tu cálida cocina / calienta mi mente junto a tu amable lumbre / si me dejas vagaré tropezando, chica, por los bosques de neón”, canta Morrison en “Soul Kitchen”.

Pero más que por el zigzagueante currículo de su líder –alcohólico, exhibicionista y un sinfín de adjetivos que ya forman parte de la historia–, The Doors supusieron un desafío desde su misma génesis. Ray Manzarek rompió las reglas del juego al sustituir el bajo por un órgano Fender Rodhes, Robbie Krieger aportó su granito de arena con unas líneas de guitarra esculpidas a golpe de bottleneck y John Densmore aplicó sus conocimientos de jazz a la batería. No, The Doors no hubiesen sido lo mismo sin el oscuro magnetismo de Morrison; pero cuando la personalidad de este todavía no era tan deslumbrante, los cuatro llegaron a acoplarse a la perfección. ¿O es que acaso alguien es capaz de imaginar el hipnótico y sinuoso desarrollo de “Light My Fire” sin el constante teclear de Manzarek? ¿O las escalofriantes subidas y bajadas de “The End” –fascinante oda al adiós y a la muerte alargada hasta los once minutos– sin una improvisación perfectamente sincronizada por parte de los cuatro miembros?

Sí. En “The Doors” pesa más el trabajo del conjunto que las individualidades. Solo así se puede conseguir que el rock se acabe convirtiendo en un ritual de proporciones místicas.

“The End”.

Arriba