USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2010)

THE DREAM SYNDICATE Medicine Show

Water-Runt-Universal

Por Joan Pons

THE DREAM SYNDICATE, Medicine Show
 

Voy a empezar contradiciendo al propio Steve Wynn, quien en una nota interior de esta reedición dice que quería que “Medicine Show” (1984) fuera un beautiful loser, un disco como el tercero de Big Star, el “Tonight’s The Night” de Neil Young o el “Plastic Ono Band” de John Lennon. Es decir, una obra involuntaria y maravillosamente traicionada por el ánimo de su creador. Y eso, mucho me temo, Steve, no se planea; eso sale. No puede ser un artificio. 

Entiendo que la intención de las palabras de Wynn es señalar “Medicine Show” como un disco en el que los resultados superan las intenciones. Porque “Medicine Show” es un álbum positiva e inesperadamente continuista. Es un disco que, pese a grabarse con calendario, medios  y presión multinacional, es tan bueno como el excelente debut de The Dream Syndicate, “The Days Of Wine And Roses” (1982): tiene las mismas malas pulgas y suena igual de poco domesticado. Y esta vez, además, contra las circunstancias. Eso es lo que lo hace especial: que tal como pintaba la cosa, nadie esperaba que fueran a marcar el mismo gol otra vez.

Disco claramente pensado para el vinilo, “Medicine Show” tiene una primera cara de canciones muy directas y airadas y una segunda gloriosa con tres grandes temas de los que hacen afición: “The Medicine Show” (pantanosa como un escupitajo de Jeffrey Lee Pierce), la epopeya springsteeniana de “Merrittville” y, muy especialmente, la frondosa “John Coltrane Stereo Blues”, que si no es la mejor canción que hicieron nunca The Dream Syndicate es porque habría que decidirlo tras un arduo debate con “Halloween”.

“Medicine Show” se acompaña en esta reedición del mini “This Is Not The New Dream Syndicate Album... Live!” (1984). Un muy buen directo en el que el cancionero de Steve Wynn, siempre presto a incandescer sobre el escenario, incorpora unos arreglos de piano o teclado que consiguen que aflore la dimensión poética de unas canciones (magnífica “Tell Me When It’s Over”, por ejemplo) que, de tan orgullosamente eléctricas, a menudo pasa desapercibido su lirismo.

“John Coltrane Stereo Blues”.

Arriba